Un emprendedor es un hombre o mujer de negocios que no sólo concibe y organiza empresas, sino que frecuentemente toma riesgos al hacerlo. No todos los profesionistas independientes son verdaderos emprendedores, y no todos los emprendedores se crean de la misma forma. Sin embargo, existen algunas características comunes entre ellos:

1. Confianza. Es el sello distintivo del emprendedor. No todos nacemos con confianza en nosotros mismos, pero eso no significa que no seamos capaces de desarrollarla. Muchos hombres y mujeres crean en el sentido de fe en sí mismos y la habilidad de superar grandes retos con el trabajo diario, y la confianza en sí mismos al ver los resultados y ganar el respeto de los demás.

2. Sentimiento de posesión. Tomar la responsabilidad de que se hagan las cosas, y hacerlas con cuidado y atención, lo mismo que comprometerse para encontrar soluciones más que problemas, significa actuar como dueño de un negocio. Además, el verdadero emprendedor enseña a otros a lograr estos niveles de compromiso para no saturarse con demasiados proyectos.

3. Habilidad para comunicarse. Los emprendedores saben que el elemento más importante de un negocio es el ser humano, por lo que invierten en cualquier herramienta que los ayude a mejorarla, ya sean clases de presentaciones efectivas, Smart Phones o mercadotecnia digital.

4. Pasión por aprender. Generalmente, los emprendedores son autodidactas, aprenden rápidamente de sus errores, buscan oportunidades para estar en constante aprendizaje, y se rodean de otras personas de quienes pueden aprender, más allá de su ego.

5. Juegan en equipo. Quienes lo hacen, generalmente son emprendedores que logran hacerse del mejor equipo, lo que también ayuda a asegurar que el trabajo se entregue a tiempo, y les da oportunidad de realizar tareas importantes y estrategias para el negocio.

6. Están orientados a sistemas. Diseñar, implementar y perfeccionar sistemas es una de las características más útiles y de mejores rendimientos de un emprendedor: es necesario contar con un sistema para reproducir los buenos resultados que se obtuvieron alguna vez.

7. Dedicación. Los emprendedores se dedican por completo a sus planes, visión y sueños, y la tenacidad de su propósito generalmente fluye por toda la organización. Una de las mayores razones por las cuales las empresas fallan es porque pierden el foco, y justo ahí es donde esta cualidad de los emprendedores es más útil.

8. Gratitud. Los emprendedores aprenden a no dar nada por garantizado en este mundo, lo que les ayuda a agradecer todo lo que reciben y a adaptarse fácilmente a los cambios y pedidos del negocio.

9. Optimismo. Un punto de vista positivo sobre su alrededor hace que los emprendedores midan los fracasos en su justa dimensión y sean capaces de obtener lecciones de cada uno. Además, les permite nutrirse en los buenos momentos para plantearse objetivos más ambiciosos.

10. Son gregarios. Debido a que los negocios se tratan de gente, los emprendedores tienen a desempeñarse mejor en grupo, se emocionan ante la posibilidad de compartir ideas, además de que disfrutan mucho su trabajo, y son buenos al hacerlo. De hecho, logran contagiar a sus grupos de trabajo de esa pasión y amor por el trabajo.

11. Lideran con el ejemplo. No sólo son expertos en automotivación y en comenzar tareas con entusiasmo sino que tienen la capacidad de liderar a otros con las mismas capacidades. Saben de la importancia del trabajo en equipo y entienden de la necesidad de apreciar a otros, apoyarlos, y premiarlos de forma adecuada. Los verdaderos emprendedores no se vuelven indispensables, y dedican mucho tiempo a lograr que su equipo desarrolle todo su talento y potencial.

12. No le temen al riesgo, ni al éxito. Existen muchas personas que serían exitosas si se arriesgaran; muchas otras toman los riesgos pero resultan abrumados de la posibilidad de hacer realidad sus sueños. Los emprendedores no están libres de miedos, pero priorizan sus sueños por encima del miedo al fracaso, la frustración, o incluso el éxito.

Itzel Castellanos con información de Action Coach

 

También podría interesarte:

Cómo pasar de “autoempleado” a dueño de un negocio

 

Si te gustó el artículo, por favor considera dejar un comentario o compártelo a alguien que le pueda interesar.