Disminución de salarios: esquema de supervivencia, no de productividad

peque2La empresa Aon consulting compartió datos interesantes sobre el impacto de la crisis en la planta laboral de las empresas durante su evento: “Encuestas de Compensaciones 2009”, de cuyos resultados destaca que  disminuyeron su población de empleados por supervivencia.

Para Armando Herrera, Director de Consultoría en Capital Humano de Aon Consulting, durante el evento “Encuestas de Compensaciones 2009”, dijo que  la productividad en México no se busca bajando salarios. Si bien es cierto que se han congelado prestaciones y salarios, práctica obligada principalmente por la crisis, no es una acción que busque productividad, sino niveles de supervivencia.

Pero con una prospectiva más positiva, Martha Hernández, Director Adjunto Asociado de Consultoría en Capital de la empresa indicó que en promedio, para 2010, se espera un incremento salarial de 4.3 a 4.8 por ciento, todo  “a pesar de las amenazas económicas, es un año que se nota optimista, un año donde todavía las empresas albergan dar más que el año pasado”.

Dentro de las empresas encuestadas se encuentra el ramo químico, farmacéutico, de consumo, comercializadoras, de autopartes, alta tecnología y alimentos.

Entre los datos más relevantes de los resultados arrojados por las encuestas realizadas durante el año 2009, están los siguientes:
* 79 por ciento de las empresas encuestadas otorgaron incrementos salariales
* 90 por ciento de las empresas (trasnacionales, locales, pequeñas, medianas y grandes) contemplaron estrategias de medidas de contingencia como: congelación de contrataciones, incrementos, y promociones, no hubo cambio de automóviles, y controlaron sus gastos de viajes, principalmente debido al virus de la influenza
*15 por ciento disminuyó su población laboral

Por su parte, Carlos Juárez, Director Ejecutivo de Compu-soluciones, mostró el Modelo de   productividad y competitividad denominado “E-valor@”, sistema con el cual han trabajado siete años, donde lo principal es que a través de diferentes valores inyectados en las compañías, aumente la competitividad y productividad tanto de las empresas como de los empleados.

Este modelo permitió percatarse de la inconformidad del personal, por ejemplo, en el tema de la falta de reconocimiento, además requieren mayores beneficios en horarios y fijación de sueldos.

En materia de compensación de beneficios, después de la crisis “muchas empresas congelaron salarios, otras redujeron su plantilla de personal sensiblemente y la gran mayoría está esperando a que la situación del país mejore”, dijo Herrera.

Redacción

Deja un comentario