La fuerza de la mujer emprendedora

emprendedores 2Actualmente, el papel protagónico de la mujer se ha destacado aún más por su papel de emprendedora, desarrollando actividades económicas de manera constante y con pujanza. Por el solo deseo de mejorar sus vidas emprendiendo un negocio propio.

“Las mujeres emprendedoras tienen en el autoempleo, una de las grandes posibilidades de hacerle frente a la crisis que nos esta tocando vivir. Las crisis como ya sabemos, representan una gran oportunidad, y a la mujer en momentos difíciles no le es difícil sacar el temple, coraje y valentía para sacar adelante un proyecto de vida”,  así lo comentó la periodista y empresaria Adela Micha en la Semana Pyme 2009 durante su conferencia magistral.

Y es que la mujer emprendedora sabe lo que es llevar adelante las oportunidades y fortalezas para poner en marcha un emprendimiento con dedicación, responsabilidad y elevada autoestima, haciendo hincapié en sus propias capacidades.

“En una mujer emprendedora hay una actitud y un querer sobre todas las cosas de hacer algo por un mejor porvenir”, comentó Micha.

Algunas recomendaciones para emprender con éxito, de acuerdo con Micha son:

La capacidad de organizarnos nos va ha permitir hacer más con menos, es decir, optimizar tiempos y en ese sentido alcanzar nuestras metas.  El punto vertebral de la mujer en los negocios es justamente ese poder de organización, cuando se esta organizado las cosas salen mejor.

Hay que tomar en consideración los principios básicos, que sin duda, debe haber en un todo negocio y en toda empresa. Lo primero es la comunicación, eso es: No hablar a tiempo con el equipo de trabajo puede significar el fracaso.

Otro punto importante es, saber delegar, eso no debe costar trabajo.  Elegir bien al personal que conformara nuestro equipo de trabajo que ha de llevar a mi negocio, sino se tiene un buen equipo los objetivos y las metas que se trazan no se pueden cumplir. Comunicar la tarea con claridad y mantener permanente contacto, darle seguimiento para saber como va la tarea delegada.

Si ya lo intentaste y fallaste, revisa que hiciste mal. Cual de estos puntos fallo, así es que debemos saber exactamente que es lo que queremos y que es lo que “no” queremos y a partir de ahí conocer las capacidades y habilidades de nuestro personal.

Darle a conocer a nuestro equipo, para que comprendan al 100% con claridad nuestro objetivo, aprender a deslindar responsabilidades.

Decidir programas de procesos, encaminarlos, evaluarlos, revisarlos y presentarlos.

“Esto es una buena fórmula que si sigue al pie de la letra, lo más probable es que podamos concluir nuestra tarea y nuestro objetivo. Porque solo se tendrá dominio sobre el impacto que queremos si creemos en nuestra idea original y si la respetamos”, enfatizó Adela.

 Elvira Mayén-Lugo

Deja un comentario