Cómo madura una empresa

Al igual que los seres humanos, todas las empresas del mundo pasan por diferentes etapas de madurez en su gestión. Evolucionan con el tiempo, aprenden de crisis, alianzas bien y/o mal manejadas, la expansión de sus negocios, la creación de nuevos productos y/o servicios, necesidades generadas por agentes externos hacía la organización y un sin número de factores más.

La madurez no es algo homogéneo para todas las áreas de la empresa, puede  presentar diferentes niveles por cada área o departamento de la organización.

Los niveles de madurez son divididos en dos grupos: internos y externos; Los primeros representan un 90% del total de empresas y son representados por el nivel de control y el de productividad. Los externos son representados por el nivel de relación y el de colaboración.

En el primer nivel la palabra clave es CONTROL. La empresa busca controlar, centralizar e integrar la información y/o procesos que tiene en diferentes áreas. Datos como la producción diaria, el inventario, cobranzas, ventas, etc. son datos que construirán la base para el desarrollo y crecimiento sustentable de la empresa para los próximos años.

Tener toda esa información controlada y centralizada permite llegar al nivel de PRODUCTIVIDAD. En esta etapa se busca analizar visiones y escenarios creados a partir de los resultados del ciclo anterior. El resultado de ese ciclo es la creación de una base histórica y analítica de la empresa, que ahora de manera organizada y a través de una metodología de gestión y seguimiento puede ser utilizada para generar nuevos planes de acción.

A partir del plan general de acción, la empresa continúa al próximo nivel de madurez: RELACIÓN. En éste la empresa iniciará su interacción con agentes externos hacia la organización, clientes, proveedores, inversionistas, gobierno y asociaciones, y lo hará con un agente interno: los participantes o empleados de la empresa,  este nivel puede ser mejor descrito como la planeación, ejecución y seguimiento de los planes de acción referentes a cada uno de esos agentes.

La correcta administración de los resultados y programas del ciclo anterior permiten a las empresas evolucionar al siguiente ciclo: COLABORACIÓN. Este se define como la integración entre agentes externos y/o internos hacia la organización, para la creación de valor en procesos, productos y resultados para todos los involucrados. En todos los ciclos de madurez será necesario, principalmente para una Pyme, atreverse a romper muchos paradigmas, contar con el apoyo de consultores y usar diferentes herramientas de gestión y de tecnología.

¿Y su Pyme, en qué etapa se encuentra?

Rodrigo Nasser, Director General de TOTVS México

Deja un comentario