Liquida tus deudas y duerme tranquilo

En las últimas semanas te diste el lujo de pagar hasta tus chicles favoritos con la tarjeta de crédito y, ahora que llegó el estado de cuenta no sabes cómo liquidar tus cuentas. ¿Qué harás para volver a dormir tranquilo y salir de este problema?

Lo primero es identificar tus conductas nocivas para evitar problemas similares en el futuro. Sé sincero y responde las siguientes preguntas:

– ¿Gastas más de lo que ganas?

– ¿Te retrasas en el pago de tus deudas?

– ¿Pides un préstamo para pagar otro?

– ¿Realizas sólo el pago mínimo de tu tarjeta?

– ¿Pides prestado para terminar la quincena porque no te alcanza?

Si la mayoría de tus respuestas fueron afirmativas, inicia cuanto antes un Plan de Acción para liquidar tus deudas.

La Condusef (Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras) recomienda llevar a cabo los siguientes pasos:

1. ELABORA UN PRESUPUESTO.- Registra gastos e ingresos.  Suma tus entradas de dinero y réstale cada cosa en la que invertiste capital, así verás claramente cómo se mueven tus finanzas.

2. ACTÚA CON DISCIPLINA.- Mantén una actitud comprometida respecto a tu plan de pagos. No gastes en cosas innecesarias, ni siquiera si el precio es mínimo; de lo contrario alcanzar un equilibro financiero, gastando menos de lo que ganas, será imposible.

3. MEJORA TUS INGRESOS.- Busca nuevas fuentes de ganancias (un trabajo extra, negocio propio, etc.)

4. NO DEJES DE PAGAR.- Cubre todas tus deudas cuanto antes, porque si ya estás en un esquema moratorio tu deuda crecerá como bola de nieve y entonces librarte de ella será cada vez más complicado.

5. REGISTRA LO QUE DEBES.- Anota cada una de tus deudas e inclúyelas en el presupuesto como gasto fijo.

6. PRIORIZA TUS DEUDAS.- Antepón la cobertura de tus deudas a cualquier “lujo” o “gustito” que pienses darte. Recuerda, tu objetivo primordial es saldar tus cuentas en el menor tiempo posible.

7. BUSCA AYUDA.- Aprovechas las alternativas que ofrecen muchos bancos para ayudar a liquidar las cuentas en mejores términos, como reducción de tasas de interés, plazos fijos, etc.

8. UTILIZA TUS AHORROS.- Echa mano de cualquier dinero extraordinario (prima vacacional, aguinaldo, reparto de utilidades, etc.) para reducir tus deudas cuanto antes.

9. SÁCALE PROVECHO A TUS BIENES.- Si tienes cosas valiosas que no utilizas es momento de sacarles provecho: véndelas y reduce o liquida tus cuentas.

Finalmente… ¡No olvides la lección! Cuando hayas superado tus deudas no olvides las conductas nocivas que te llevaron a una crisis financiera. Por eso evita:

– Comprometer más del 30% de tus ingresos en deudas.

– Pedir prestado para terminar la quincena.

– Cubrir sólo el mínimo.

– Utilizar la tarjeta de crédito como ingreso adicional.

Analiza bien sí te conviene pagar a meses sin intereses bienes que pierden su valor en el corto plazo, tales como ropa, comidas en restaurantes, etc.

Karina Hernández Barrera

Deja un comentario