Proyectando buena imagen

Dime con quien andas, y te diré quien eres, o como te ven te tratan, son dichos que barajan una serie de oportunidades, o de lo contrario si estas en la luna, mejor quédate en tu casita. La Imagen habla por si sola.

Uno de los elementos más importantes que surgen de la comunicación es la imagen, esta habla sin tener voz y sin tener siquiera gestos que ayuden su comprensión, la imagen es la forma como te ven, es la idea que persiste después de haber conocido lo que has visto; la imagen es el elemento que se percibe sobre algo teniendo en cuenta un antecedente especifico.

Existen varios conceptos sobre la imagen, pero en suma, todos llegan a un mismo punto de partida, y en esencia es una sola; la percepción parcial de un todo. Lejos de tener un conocimiento general o total de un determinado objeto o ente, la imagen es la lo ligeramente receptivo y vagamente conocido.

La imagen personal es la que debemos cuidar con sumo detalle, esta permite describir incluso la personalidad del ser humano, guardar una buena postura en la forma de caminar y sentarse, de comer y mirar; la esencia de las palabras son la sutileza y la asertividad, la vestimenta es también vital, vestir de forma apropiada y guardando siempre la sencillez, como máximo 3 colores enzima.

Como hemos visto la imagen personal es un elemento muy importante en la persona, de ella dependen muchas cosas, pero tras este pequeño concepto surge también macro y mucho mas complejo, la imagen corporativa de una empresa, institución u organización es la llave maestra que abre muchas puertas, no solo desde una perspectiva estética, sino desde los principios éticos, lógicos, y sobretodo profesionales.

Dentro de ella tenemos varios elementos que involucran mucho más la esencia de la imagen, los públicos internos y externos, los medios que perciben las acciones de la entidad, el logotipo, la misión y visión y finalmente los principios que guarda la empresa, y que se relaciona estrictamente con lo que hace.

La imagen con la que cuenta una entidad es la que por años se ha estado formando, en base a sus propias acciones e interacción con sus públicos.

La disciplina que involucra la estricta formación y la proyección de este elemento, es decir la imagen, son las Relaciones Públicas, en esencia la comunicación es una herramienta de esta materia.

El estudio, estructuración y planificación de la imagen, involucra no solo llevar el mensaje o representación de la entidad, sino algo mas integro, complejo y mucho mejor pensado; el primer paso que cumplen las relaciones publicas para ser ciencia, es estructurar su materia en base a la investigación y los favorables resultados de esta para el desarrollo del ser humano como individuo y de forma grupal esencialmente, en aras de desarrollar una eficaz y efectiva comunicación entre los entes.

Un estudio profundo del contexto en el que redesarrolla el mensaje es vital para tener resultados reales de lo que se esta analizando, menester del relacionista es obtener resultados efectivos en los cuales se refleje los fines del planeamiento estratégico para la imagen; lo principal para medir y comprobar los resultados, es la medición, una suerte de termómetro de la percepción de los públicos con respecto de la imagen publica de la entidad.

En efecto la una investigación a profundidad es importante, pero la medición de sus resultados resulta vital. Ya que todo esfuerzo que haga realidad un fin concreto para la proyección de una buena imagen, necesita siempre de la comprobación de sus resultados, sean estos óptimos o no.

En asociación con las ciencias sociales las relaciones publicas encuentran un gran aliado, estas ayudan ala análisis de sus públicos y las necesidades o demandas para con la institución; es menester del profesional velas por la buena relación, públicos-empresa. Las ciencias sociales ayudan a estructurar no solo una ciencia joven, sino que aporta en beneficio de la humanidad y su eficaz relación, moderna y responsable, acorde a las expectativas globales.

Retomando el concepto de imagen se debe tener en cuenta el conjunto de acciones que se constituyen integras en el mensaje y la expectativa de los públicos, es decir coherencia entre lo que dice ser la empresa u organización y lo que sus públicos espera de ella. Esto se constituye en base a la percepción de los públicos internos y esencialmente externos referente a la imagen.

Si tenemos en cuenta que cada uno construye sus propias realidades, en Relaciones Publicas, la realidad se construye en base a lo que es la empresa y lo que quiere ser en un plazo prudencial; la apariencia es corta y la confianza es duradera, pero difícil de entablar. Los componentes corporativos, y/o organizacionales, aportan solo un factor formal pero si se llevan a la practica resultan una herramienta muy útil (visión, objetiva y política institucional) todo esto genera una estrategia de comunicación.

La demostración de hechos prácticos en base a quienes somos, que proyectamos y a quienes representamos, son frases que no solo reflejan la verdadera imagen sino que si se ponen en práctica, los públicos se verán automáticamente identificados.

Un apoyo logístico y que también conforma la imagen de la entidad son las características que muestra la empresa, las facetas y las formas de cómo la empresa se muestra, teniendo en cuenta como se muestra la empresa mediante la publicidad, medios de comunicación y la percepción de sus públicos, es por ello que es elemental la medición de las relaciones.

Finalmente el conjunto de conceptos, sean buenos o malos de la entidad, eso se le denomina IMAGEN, es menester y responsabilidad del profesional de las Relaciones Publicas proyectarla hacia sus públicos de manera eficaz y sobretodo ética.

José Luís Díaz

Deja un comentario