Programa células de incubación de base tecnológica

Apostando al desarrollo científico y tecnológico que realizan los doctorantes del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, y con el objetivo de fomentar la cultura emprendedora, se crea el programa Células de Incubación para que los estudiantes puedan incorporar durante sus estudios una cátedra de investigación donde definan un proyecto que podrán llevar a crear una empresa.

De acuerdo con el Director de Investigación y Posgrado, el doctor Francisco Cantú, la célula de incubación consiste en que un alumno de posgrado se convierta en el líder de una investigación que en futuro podrá generará el desarrollo de una empresa de base tecnológica.

“Esta empresa de base tecnológica va a tomar el conocimiento que se genere en la cátedra de investigación y licenciar las patentes que se generen. El alumno será el director general de la empresa que se va a incubar pero, dentro también existirán distintos roles, por ejemplo al director de tecnología, de mercadotecnia, de finanzas, de recursos humanos; la idea es que se organicen en los distintos roles para poder incubar una empresa de base tecnológica”, comentó Francisco Cantú.

Las células de incubación contarán con la asesoría de profesores, investigadores, así como de alumnos de la Modalidad Emprendedora especialistas en ciertos temas de emprendimiento, aunque cabe señalar que el alumno será el responsable del proceso de incubación.

Con este esquema, el estudiante cumple con todos los requisitos académicos de sus estudios, realiza todo el desarrollo científico y tecnológico que implica su doctorado, pero a la vez comienza el desarrollo de su empresa.

Bajo el modelo de Células de Incubación, el doctorante es el responsable del grupo de investigadores y de las personas que desarrollarán la empresa. Esto le dará acceso a infraestructura y capital humano bajo un esquema muy completo que incluye: profesor asesor, investigadores posdoctorales, espacio en el Centro de Incubación y Transferencia de Tecnología (CITT), laboratorios y software especializado, apoyo en la solicitud de patentes y el prototipaje, apoyo administrativo, legal y fiscal, acceso a capital de riesgo, asesoría de expertos, beca de colegiatura, beca de sostenimiento, y recursos de las cátedras de investigación.

Recientemente, se recibieron 30 propuestas para incorporarse a las Células de Incubación, que fueron formuladas por las Cátedras de Investigación del Campus Monterrey.

Elvira Mayén-Lugo con información del ITESM

Deja un comentario