México es sexto lugar mundial de competitividad en manufactura: Deloitte

El más reciente Índice Global 2010 sobre Competitividad en Manufactura (“2010 Global Manufacturing Competitiveness Index”), reporte de investigación del grupo de la industria global de Manufactura de Deloitte y el Consejo de Competitividad de los Estados Unidos, identifica los 10 factores principales para motivar la competitividad en la industria manufacturera de un país y señala las principales políticas públicas que animan y/o inhiben dicha competitividad. Asimismo, el reporte señala el destacado lugar que México ocupa como uno de los países más atractivos para las inversiones manufactureras a nivel mundial.

La investigación realizada está basada en las respuestas otorgadas por más de 400 directores generales y altos ejecutivos de manufactura a nivel mundial entre finales del 2009 y principios del 2010, así como en entrevistas con tomadores de decisiones clave en la misma industria.

“Resulta alentador como México, así como otras economías emergentes como Polonia y Tailandia -que no suelen ser calificados al mismo nivel de países como Brasil y Rusia durante mucho tiempo considerados „países en ascenso‟- destaquen con lugares preferenciales para la inversión y el desarrollo de la manufactura,” señaló Gabriel Renero, Socio líder de la industria de Manufactura en Deloitte México. “Por otro lado, se espera que países con tradicional predominio manufacturero como Estados Unidos, Japón y Alemania pierdan presencia frente a países latinoamericanos como México y Brasil”, agregó.

El reporte destaca como actualmente México ocupa el lugar número 11 en producción automotriz y como es reconocido internacionalmente por su calidad. La fabricación de componentes electrónicos, materiales para la construcción, productos aeroespaciales y otras áreas de trabajo intensivo para la producción constituyen los otros sectores más importantes para la manufactura mexicana.

“Nuestro país también ha comenzado a desarrollar un portafolio de productos tecnológicamente más sofisticados que le permite aprovechar de manera importante la inversión extranjera directa y una fuerza de trabajo creciente, joven y entusiasta”, comentó Renero.

Los fabricantes en México siguen disfrutando de una mano de obra barata y fabricando al mismo tiempo productos de alta calidad respaldados por mejor tecnología y especialización en áreas clave. La cercanía con los Estados Unidos ha impulsado el potencial manufacturero de nuestro país y ha contribuido para posicionarlo firmemente en los primeros lugares de los rankings entre los países más competitivos a nivel mundial en esta industria.

El informe revela que China, India y Corea del Sur se proyectan como países dominantes del índice en los siguientes 5 años, conservando la misma posición de privilegio que tienen hoy en día.

Por otro lado, el reporte señala uno de los factores clave para impulsar la competitividad global en las empresas manufactureras es tener acceso a empleados talentosos capaces de respaldar la innovación, argumento a destacar siendo que este hallazgo va más allá de los factores tradicionales usualmente asociados con la manufactura competitiva, tales como los costos de mano de obra, materiales y la energía.

Por último, el reporte identifica una clara divergencia geográfica en la percepción de las políticas públicas necesarias para fomentar la competitividad. La mayoría de los participantes de China pensaron que su gobierno facilita la competitividad, indicando con un 70% lo ventajoso del apoyo gubernamental para la ciencia, la tecnología y la innovación. Aquellos entrevistados de Europa indicaron que sus ventajas competitivas se fundamentan en la aplicación de políticas públicas para el desarrollo en infraestructura (46.1 por ciento) y la protección a la propiedad intelectual (42.1 por ciento).

Los participantes de los Estados Unidos destacaron como su ángulo competitivo las políticas sobre propiedad intelectual (75.5 por ciento) y aquellas que facilitan la adopción y transferencia tecnológica (61.3 por ciento).

De forma contraria, los inhibidores a la competitividad identificados en los distintos países fueron: políticas de inmigración y de salud para China; la intervención gubernamental y de tenencia en las empresas así como las leyes de responsabilidad para productos en Estados Unidos, y en Europa se señalan las leyes y regulaciones de empleo y las de energía.

Deliotte

Deja un comentario