Confecciones Artur

Don Arturo Montiel López debió replantear completamente su proyecto de vida, cuando un accidente le impidió volver a desempeñarse como trabajador de la construcción, perdiendo así la única fuente de sustento para su familia. Mientras se recuperaba, su esposa, Victoria Ramos Coapio, tuvo que emplearse como costurera para hacer frente a los gastos del hogar, hechos que sentaron las bases de su ahora exitosa empresa denominada Confecciones Artur.

Dedicarse a la maquila de ropa y abrir su propio negocio fue algo que hasta antes de su accidente el señor Montiel nunca consideró, pero ante la nueva situación que enfrentaba, tuvo que abrirse a nuevas oportunidades laborales.

“Te capacitas, ya no en el ramo en que tú te desenvuelves, sino en otro que se pueda adaptar a uno”, comenta don Arturo al hablar sobre los inicios de su empresa.

Después de que la señora Ramos se familiarizó con el negocio de la confección, decidió comprar una máquina para que su esposo comenzara “a practicar y enseñarse”. Él puso todo su empeño y dedicación, hasta lograr el establecimiento de un taller en un cuarto de su casa.

Las cosas marchaban excelentemente, pero una fuerte granizada echó abajo el techo de lámina que tenía su local, entonces decidieron solicitar apoyo al Fondo Nacional de Apoyo para las Empresas en Solidaridad (Fonaes), quien les brindó  financiamiento por 40 mil pesos para construir una pequeña nave con techo de cemento, donde ahora se instala su empresa.

Don Arturo reconoce que al principio estaba un poco escéptico acerca de los apoyos que brinda el gobierno a las personas con discapacidad, pero, al cumplir con los requisitos establecidos y obtener el crédito, pudo comprobar que “sí es verdad que hay apoyos financieros para que uno pueda montar su propia fuente de trabajo; uno sólo tiene que esforzarse en hacerlo bien. Echándole ganas, sale uno adelante”.

Hoy en día, el señor Montiel cuenta con varias participaciones en los Encuentros Nacionales de Empresarios con Discapacidad de Fonaes y, junto con su esposa, ha recibido capacitación especializada para incrementar la competitividad de su negocio.

Karina Hernández Barrera

Deja un comentario