El buró de crédito NO es tu enemigo

Aparecer en el Buró de Crédito, registro elaborado por las  Sociedades de Información Crediticia (SIC), es algo que muchas personas temen debido a los mitos que se han generado a su alrededor. Para terminar con esos malentendidos, a continuación abundaremos en cuatro de los más comunes.

MITO 1: El Buró de Crédito es una lista negra

Toda persona que obtenga un crédito (automotriz, hipotecario, de nómina, personal, etc.) con alguna institución financiera o que tenga un contrato con alguna inmobiliaria o compañía de servicios (telefonía, televisión por cable, etc.) estará incluida en los informes de las SIC, haya cumplido o no con sus pagos.

MITO 2 El Buró autoriza o rechaza los créditos

En realidad, las Sociedades de Información Crediticia únicamente brindan información sobre los créditos que obtienen las personas, sin emitir opiniones o juicios. Los bancos son quienes deciden si autorizan o no las transacciones, con base en los datos que obtuvieron.

MITO 3: Tu nombre puede ser eliminado del buró

Nadie puede borrar la información relativa a los créditos de la base de datos de las SIC. La norma oficial plantea que los registros buenos o malos con antigüedad igual o mayor a 6 años pueden ser eliminados, siempre y cuando la persona no haya cometido fraude y el crédito no se encuentre en un proceso judicial.

MITO 4: Si no pagas un crédito, nunca podrás obtener un siguiente

Mensualmente, las instituciones financieras, inmobiliarias o compañías de servicios reportan el comportamiento de pago que ejercen los deudores mediante una calificación que va del 01 al 96, donde:

– La primera significa que el beneficiario está al corriente con sus pagos

– La última revela un atraso mayor a 12 meses

Dicha evaluación se realiza para cada préstamo solicitado, por lo que un crédito puede cubrirse puntualmente, otro más o menos bien, otro vencido, etc.

Las instituciones financieras decidirán si autorizan o no un crédito, tomando en cuenta dicha información.

Con información de Condusef

Karina Hernández Barrera

Deja un comentario