La industria confederada pieza clave para lograr mayores alcances de la banca de fomento en México

 En México no existe suficiente acceso al financiamiento para Pymes, derivado de las dificultades que aún enfrentan para obtener garantías y capital, señalaron los integrantes de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos.

        En reunión con el titular de Nacional Financiera y el Banco de Comercio Exterior, Ing. Héctor Rangel Domene, el Ing. Salomón Presburger Slovik, Presidente de CONCAMIN, afirmó que el nivel de bancarización nacional aún es bajo, por lo que es necesario trabajar en conjunto con el Gobierno Federal para el diseño de  mejores esquemas de financiamiento, ahora que la planta productiva está llegando a niveles que requerirán de financiamiento para bienes de capital.

        Añadió que el crédito a largo plazo es una necesidad imperativa para los industriales en México, y que gracias a la solidez actual de la banca de fomento mexicana, será posible lograr avances sustanciales en el corto plazo. 

        El titular de Nacional Financiera indicó que durante los últimos años, se han diversificado y ampliado los beneficios de los programas de NAFIN y Bancomext. Destacó que actualmente se están instrumentando mecanismos dirigidos a sectores productivos que tradicionalmente no eran sujetos de crédito, como el del transporte, automotriz y equipamiento.

        Rangel Domene destacó que la intención de la Banca de Fomento en nuestro país es concentrar cada vez más crédito en la micro y pequeña empresa; agregó que los programas de fomento a las cadenas productivas, de apoyo a compras gubernamentales y recursos para el desarrollo de proyectos, y ya no sólo el factoraje, están dando importantes resultados de beneficio para el sector empresarial nacional.   

        El funcionario informó sobre el incremento de créditos, y el monto de los mismos, dirigidos a la industria maquiladora de exportación, dadas las ventajas competitivas de este sector ante otros países, tales como su posición geográfica y mano de obra calificada competitiva.

        Ambas partes coincidieron en la oportunidad de las Cámaras de representación industrial para certificar la capacidad de las empresas y contribuir a que éstas alcancen mejores calificaciones para la obtención de créditos; para ello propusieron la integración de grupos de trabajo que fomenten el diseño de nuevas herramientas enfocadas al crecimiento y al incremento en el contenido nacional de los productos adquiridos por el gobierno.

Redacción Pymempresario

Deja un comentario