Conviven inseguridad y recuperación económica en México

Deloitte México por décimo sexto trimestre consecutivo presenta la más reciente edición del Barómetro de Empresas, la encuesta que identifica y revela las expectativas de los empresarios sobre el clima de negocios en nuestro país.

Los datos recopilados a diciembre de 2010 exponen el reconocimiento de los cambios positivos en su entorno económico, denotando ligeros avances en los pronósticos para los siguientes 12 meses.

Por otro lado, la calificación promedio acerca de la situación general de las empresas respecto a un año antes es de 72 (escala 0 a 100), notablemente mejor que un año antes (47 en diciembre 2009) y los trimestres anteriores del 2010 (67 en septiembre, 71 en junio y 66 en marzo).

A nivel operativo los empresarios identifican una normalización de la demanda en sus productos y servicios frente al año anterior (54% vs. 40%), e incluso un porcentaje creciente (26%) señala que su demanda es alta. Estos datos son coincidentes con las respuestas en torno al avance de su producción comparativamente con 12 meses antes; (57% dice que su producción es mayor hoy, mientras en diciembre 2009 sólo un 27% así lo dijo) 59% ya espera elevar producción en este siguiente año, así como sus precios (46%) y empleo (41%).

Los directivos mantuvieron expectativas positivas respecto a la inflación en 2010. Al cierre del cuarto trimestre 51.8% de los empresarios encuestados pronosticó que la inflación estaría entre 4 y 5% y para 2011 los ejecutivos mejoran aún más sus previsiones señalando que continuará a la baja y con pocas presiones, por lo que un 45.5% pronostica que se ubicará entre 3.5% y 4%.

El optimismo de los ejecutivos en relación con el tipo de cambio se mueve en esta misma línea, previendo cada vez más estabilidad. Mientras que en diciembre de 2009, más del 80% de los empresarios apuntaba a un precio del dólar de más de $13 pesos para diciembre de 2010, hoy sólo un reducido 28% prevé ese precio para el cierre de 2011, y un mayoritario 71.9% pronostica que estará por debajo de los $13 pesos.

En este panorama económico positivo para el crecimiento, la inseguridad continúa siendo la principal amenaza para la actividad económica, con una percepción creciente y sostenida de su influencia en el freno de la economía.

Coincidente con otras encuestas a diciembre de 2010 realizadas por instituciones públicas como el
INEGI y Banco de México, el Barómetro de Empresas revela que la inseguridad, en opinión de 57% de los empresarios, es el factor de mayor preocupación. Aun cuando presentó una ligera disminución en el trimestre anterior (52% en septiembre), en diciembre repuntó al mismo nivel que en junio, el más alto en toda la medición histórica de la encuesta.

Consistente con esta preocupación, al tener el gobierno la obligación de mantener la inseguridad bajo control, éste es el aspecto peor evaluado desde marzo de 2010. Sin embargo, los empresarios siguen valorando positivamente la eficacia de la administración para controlar la inflación, que en esta ocasión obtiene una calificación promedio de 80 puntos en la escala 0-100, la más alta en la historia de Barómetro.

Desafíos de los negocios: qué hacer en 2011

Como es costumbre, la encuesta además de la medición de importantes indicadores desde hace 16 ediciones, profundiza en temas coyunturales o de interés para el empresariado con objeto de apoyar la toma de decisiones informadas. En esta ocasión, los empresarios fueron consultados acerca del nivel de desafío que representa una serie de retos de negocio seleccionados en este año:

Los dos principales retos, aquéllos que representan el mayor desafío para las organizaciones, están relacionados con los clientes: crecientes expectativas y la retención y lealtad de los mismos. Esto siempre es así en los mercados donde hay gran competencia y hoy los empresarios estarán enfocados ante una reactivación económica en luchar por el mercado.

Los resultados del Barómetro de Empresas Deloitte en su décimo sexta edición, nos permiten identificar optimismo de los ejecutivos acerca de la estabilidad financiera, así como previsiones que permitirían mantener un escenario propicio para el crecimiento.

Actualmente hay coincidencias en varios frentes, no sólo entre los empresarios encuestados, acerca de que la inseguridad es una preocupación real que podría obstaculizar el desarrollo de nuestro país en los próximos meses.

Aun cuando hay recientes alertas con respecto a la inflación ante escaladas de precios en ciertos bienes y servicios, los empresarios anticipan ésta sea moderada y se mantenga en niveles manejables para que la actividad económica continúe.

Deloitte México

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”lPEGOXn2Qkg”]

Deja un comentario