Una firma especializada en consultoría para empresas familiares

Uno de los mayores retos a los que deben enfrentarse las empresas familiares es la CONTINUIDAD. Investigaciones realizadas por PricewaterhouseCoopers (PwC),  la segunda mayor firma de servicios profesionales en el mundo, indican que sólo el 40% de esas compañías sobreviven a la segunda generación y el 15% llegan a la tercera, siendo los conflictos familiares, la disasociación de la entidad y la competencia comercial, las principales causas.

Ante dicha situación, PwC ha desarrollado una estrategia de servicios especializada en la Industria Familiar, que tiene como objetivos centrales:

• Institucionalizar a la compañía.- Se refiere a la profesionalización del aparato administrativo y la transparencia de la información financiera. Involucra el asignar la operación y futuro de la empresa ya no solo a una persona (como suele ocurrir en las MiPyMEs),  sino a diferentes individuos que aportarán valores, procedimientos y prioridades que la organización necesita para estimular su crecimiento.

• Establecer una diferenciación entre familia y empresa.- El propósito es delimitar los roles desempeñados al interior de la empresa y en el núcleo familiar, para evitar que al mezclarse asuntos de ambas índoles, se amenace  la estabilidad y permanencia del negocio en el mercado.

• Desarrollar prácticas efectivas de gestión.- Involucra un proceso mediante el cual se forman, actualizan y desarrollan los puestos gerenciales como elementos sustantivos que impulsen la productividad y la calidad de la organización.

• Mejorar la comunicación corporativa.- Implica desarrollar una comunicación empresarial dinámica, planificada y concreta, para constituirla en una herramienta de dirección basada en una retroalimentación constante.

• Generar un saludable proceso de sucesión.- Es decir, pasar la compañía de una a otra generación, sin riñas y habiendo preparado a un líder que tenga las habilidades requeridas para manejar el negocio sin contratiempos mayores.

Todo ello se logrará con base en el trabajo de especialistas en la Industria Familiar, Impuestos y Asuntos Legales, que, entre otras cosas, llevarán a cabo las siguientes directrices:

• Revisar la concentración del capital de la compañía y de la familia.

• Definir una distribución adecuada y acceso a los beneficios económicos de la compañía.

• Servirse de los medios legales para preservar la entidad económica.

• Ejecutar procedimientos claros y legales para la separación de inversionistas.

• Transparentar los resultados y la toma de decisiones estratégicas.

• Establecer un Plan de Sucesión para las siguientes generaciones.

• Desarrollar una administración independiente y profesional, a la que se puedan exigir resultados tangibles.

Si deseas contratar los servicios de PwC contacta a Juan Carlos Simón, socio de la firma especializado en asuntos de la Industria Familiar, en el teléfono (+52) 55 5263 85 32.

Karina Hernández Barrera

Deja un comentario