Sin limitaciones para crecer: Mujeres microempresarias

Esperar a que los demás le ofrecieran oportunidades de crecimiento laboral y emocional, había sido una constante en la vida de Magdalena Torres Puente, debido a la atrofia muscular que padece en los miembros inferiores. Sin embargo, tener un hijo que mantener por sí sola fue el impulso que la llevó a iniciar una empresa de uniformes escolares, gracias a la cual hoy en día es una mujer independiente y realizada en todos los sentidos.

Su primer paso fue integrarse a un taller de incubación de empresas impartido por el Fondo Nacional de Apoyos para Empresas en Solidaridad (FONAES), donde aprendió cómo echar a andar un negocio. Al concluirlo formó un grupo de trabajo de ocho socias y solicitó asesoría para que FONAES respaldara su proyecto productivo mediante un crédito.

Años atrás, la señora Torres había inaugurado un taller de corte y confección donde elaboraba uniformes escolares. La idea nació de pláticas con vecinas que manifestaban su necesidad de poder adquirir los uniformes de sus hijos en un lugar cercano y a precios accesibles.

Entonces doña Magdalena decidió abrir su pequeño negocio en el año 2007. El lugar donde trabajaba era un local prestado, muy pequeño e incómodo, con una máquina de coser viejísima. Pese a todos esos inconvenientes, ella se las arreglaba para entregar a tiempo y de la mejor forma posible cada uno de los pedidos que le hacían.

Afortunadamente dicha situación cambió cuando, tras recibir la capacitación de FONAES y cumplir con todos los requisitos establecidos, en 2009 obtuvo un financiamiento para acondicionar su casa como local, adquirir materia prima y modernizar el equipo de su negocio, con una máquina bordadora y una máquina de coser.  Así inauguró su nueva compañía denominada Mujeres Emprendedoras.

Al recordar el pasado, la señora Torres reconoce, “la verdad, mi mentalidad ha cambiado. Antes sólo pensaba en pedir ayuda; ahora yo misma me ayudo generando mis oportunidades; y como empresaria, me gustaría seguir creciendo más y más”.

Ello ha comenzado a cristalizarse, pues gracias a su dedicación y los buenos resultados que ha arrojado su taller, en 2010 doña Magdalena recibió una invitación para participar en el Tercer  Encuentro Nacional de Empresarios Sociales FONAES 2010.

Habiendo logrado incrementar sus ventas, ahora el objetivo principal de Mujeres Emprendedoras es expandir su mercado, elaborando, además de uniformes escolares, cubre-asientos para las sillas de una escuela primaria y playeras bordadas que promueven el turismo en Real de Catorce, una zona turística de San Luis Potosí, estado en el que vive.

Conoce más en www.fonaes.gob.mx

Karina Hernández Barrera

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”vYT6zml1EPg”]

Deja un comentario