Que las puertas del crédito siempre estén abiertas para ti

Obtener un crédito puede convertirse en la mejor estrategia para conseguir más y mejores financiamientos o volverse un dolor de cabeza constante. La clave para sacarle el mayor provecho es utilizarlo con responsabilidad e inteligencia, logrando con ello tener acceso a bienes y servicios como autos y casas, que son difíciles de pagar al contado.

Con dicho fin, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) brinda seis consejos básicos para que tu historial crediticio trabaje en tu favor:

1. Conoce tu capacidad de pago. Conócela restando a tus ingresos mensuales cada uno de los gastos que realizas en ese mismo periodo de tiempo (incluyendo lo que destinas para liquidar deudas y al ahorro). La cantidad resultante será la cifra límite que puedes destinar cada mes a pagar deudas.

Considera que tu capacidad para enfrentar imprevistos se reducirá mucho si estás todo el tiempo endeudado y tu presupuesto será más frágil al aumentar las probabilidades de caer en incumplimiento de pagos.

2. Pagar menos no siempre es lo mejor. Si tienes tarjeta de crédito, evita pagar siempre el mínimo, pues entre más pequeños sean los pagos que realizas, más tiempo tardarás en saldar tu adeudo, ya que los intereses continuarán acumulándose.

No te hagas la costumbre de adquirir bienes a crédito sólo porque están en promoción “a plazos y sin enganche”, ya que al no cobrar éste último, probablemente las mensualidades sean más altas y terminarás pagando mayores intereses.

3. Sé puntual para pagar. Tu historial crediticio empezará a volverse tu enemigo si tienes frecuentes retrasos en el pago de la tarjeta (más de un día) o registras un desfase de más de un mes. Además de afectar tus antecedentes crediticios, olvidar las fechas de pago se verá reflejado en tu bolsillo, al tener que pagar intereses o/y recargos.

Sírvete de la banca por internet y la domiciliación de pagos si tu problema son los olvidos constantes.

4. Revisa las promociones. Recuerda, el esquema a meses sin intereses sólo es beneficioso cuando se utiliza de forma adecuada, como la posibilidad de diferir un gasto de compras que no podrías realizar en un sólo pago. Si compras uno y otro artículo de este modo corres el riesgo de perder las cuentas y terminar con tu balance financiero, además, con una sola vez que te atrases en tus pagos perderás la promoción.

5. Cuida tu información. Guarda tus estados de cuenta y si tienes unos muy viejos que ya no te sirvan, destrúyelos completamente para evitar que alguien obtenga información valiosa de ellos. Al realizar pagos con tu tarjeta, vigila lo que hacen con ella y verifica que las cantidades registradas en el voucher correspondan con lo que estás pagando.

6. Compara antes de contratar. Consulta al menos tres opciones antes de contratar un crédito y analiza cuál de todas se adapta mejor a tus necesidades. Revisa las ventajas que ofrece cada una: Costo anual Total (CAT) comisiones, calidad del servicio, etc.

Karina Hernández Barrera

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”2lNSNHza158″]

Deja un comentario