El 2012 se acerca

A partir del 2012 y de manera obligatoria, todas las entidades públicas en México deberán presentar sus estados financieros con base en las Normas Internacionales de Información Financiera emitidas por el Consejo de Normas de Información Financiera Internacional, mismas que se utilizan actualmente en un gran número de países en el mundo.

En este sentido, el comunicado emitido por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores establece la posibilidad de que las entidades públicas en México que así lo deseen y cumplan con los requisitos establecidos por dicha Comisión, puedan adoptar las IFRS de manera anticipada, teniendo la oportunidad de iniciar a partir del ejercicio 2008.

De acuerdo con el comunicado emitido por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) el 11 de noviembre del 2008, a partir del 2012 todas las entidades públicas en México deberán presentar sus estados financieros con base a las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS por
sus siglas en inglés) de manera obligatoria.

Esto obedece a la tendencia mundial de las autoridades regulatorias en materia financiera que han buscado la manera de que las entidades públicas presenten información financiera consistente y comparable que proporcione a los inversionistas un entendimiento claro sobre su situación financiera.

Como resultado del comunicado mencionado anteriormente, a finales de enero del 2009 se publicaron en el Diario Oficial de la Federación ciertas modificaciones a las disposiciones que regulan a las entidades públicas en México. Entre otras cosas, se reconoce de forma oficial la adopción de las IFRS y se establecen las bases para la adopción anticipada. Por otra parte, se excluye de la adopción de las IFRS a las entidades financieras que actualmente se encuentren reguladas por autoridades mexicanas competentes, como por ejemplo, la CNBV.

En México, el Consejo Mexicano para la Investigación y Desarrollo de Normas de Información Financiera (CINIF) se ha comprometido a alcanzar una convergencia de las Normas de Información Financiera Mexicanas (NIF mexicanas) con las IFRS a finales del 2011.

Así las cosas, es importante tener en cuenta que un proceso de conversión de NIF mexicanas o de cualquier otra norma contable a IFRS, requiere un esfuerzo importante por el impacto que dicho proyecto tiene en la contabilidad y reporte financiero, en el personal, negocio, procesos y sistemas.

La importancia de la información financiera comparable

El uso de normas o estándares es una práctica universal que se aplica en muchos aspectos de nuestra sociedad como pueden ser la ciencia, industrias y arte. Siempre se busca uniformar las formas, medidas y criterios aplicables a una misma situación. La información financiera no es la excepción. El International Accounting Standards Board (IASB), con sede en Londres, se encuentra conformado por profesionales dedicados a la investigación en materia de reporte financiero.

La mayoría de los países en el mundo ya han adoptado o están en proceso de adoptar las IFRS debido al interés que existe entre los usuarios de la información financiera de contar con estados financieros comparables en todas las industrias y en todas las regiones. En otras palabras, todos quieren hablar el mismo lenguaje financiero.

Transparencia y certidumbre
El dinamismo de los negocios y del entorno económico ha originado que los reguladores en todo el mundo pongan especial énfasis en brindar transparencia y certidumbre a los mercados de capitales.

Uno de los factores fundamentales que contribuye a alcanzar estos dos elementos es la normatividad de la información financiera que rige la formulación y preparación de estados financieros, la cual incluye normas de valuación, normas de presentación y normas de revelación.

Con relación a las normas de revelación, últimamente éstas han cobrado mayor relevancia al momento de analizar la información financiera. Las IFRS son producto de esta tendencia y, en general, son muy extensas en cuanto a los requerimientos de revelación. Por ejemplo, el caso de instrumentos financieros en donde la IFRS 7 requiere, entre otros, que cualquier entidad revele información suficiente que permita a los usuarios evaluar la importancia de los instrumentos financieros con relación a la posición financiera y el desempeño de éstos, la naturaleza y el alcance de los riesgos que surgen de dichos instrumentos financieros a los cuales la compañía está expuesta durante un periodo de tiempo, así como al cierre del ejercicio operativo y la manera en que la compañía administra dichos riesgos.

Estados Unidos, ahora y en el futuro

Durante los últimos años, el Consejo de Normas de Contabilidad de Estados Unidos (Financial Accounting Standards Board, FASB por sus siglas en inglés) ha estado trabajando en forma conjunta con el IASB para efectos de lograr una convergencia que permita en un futuro no muy lejano, que cualquier compañía pública local en Estados Unidos (EU) pueda utilizar las IFRS (emitidas por el IASB) para preparar y presentar información financiera a la Securities and Exchange Commission (SEC).

De igual manera, durante el mes de agosto del 2007, la SEC anunció que las compañías extranjeras registradas en Estados Unidos pueden presentar estados financieros preparados sobre la base de IFRS sin necesidad de presentar una conciliación a los US GAAP. Dicha regla está disponible para los estados financieros por los años terminados después del 15 de noviembre del 2007.

Con relación a compañías públicas locales en EU, el plan propuesto por la SEC establece la adopción de las IFRS en un periodo de 3 años, iniciando con los “large accelerated filers” por el año fiscal terminando en o después del 15 de diciembre del 2014, “accelerated filers” por el año fiscal terminando en o después del 15 de diciembre de 2015 y “cualquier otra compañía pública” por el año fiscal terminando en o después del 15 de diciembre del 2016.

El plan mencionado anteriormente está condicionado a que se demuestren mejoras en la estructura de las IFRS y en la preparación de la comunidad estadounidense dedicada al reporteo financiero, por lo que en el año 2011 se analizarán los resultados y se tomará una decisión al respecto. Adicionalmente, existen ciertas preocupaciones por parte de las autoridades, entre las que destacan:

• Procesos de mejora continua de las IFRS
• Estructura, independencia y finanzas del IASB
• Desarrollo de taxonomías que permitan homologar
el lenguaje financiero
• Capacitación y entrenamiento
• Procesos de certificación de profesionales
Por otra parte, el FASB y el IASB han trabajado en forma conjunta en el análisis de ciertos tópicos contables, mencionando entre otros, los siguientes:
• Adquisiciones de negocios
• Reconocimiento de ingresos
• Revelaciones relativas a partes relacionadas
• Inversiones conjuntas
• Concesiones

Lo anterior significa que Estados Unidos, al igual que el resto del mundo, tiene la intención de homologar el lenguaje financiero en pro de la transparencia y la comparabilidad de la información financiera.

Por: Jesús Luna y Ralph Menschel

Jesús Luna, Socio de la práctica de Accounting Advisory Services – Capital Markets Group, dentro de la Práctica de Servicios de Asesoría Financiera de KPMG en México.

Ralph Menschel. Socio de la Práctica de Auditoría de KPMG en México.

Información relacionada
[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”stbIkNJmWlw”]

Deja un comentario