Patentes deben ofrecer beneficio social

En el marco de las actividades para celebrar el Año Internacional de la Química Pedro Emilio Suárez, presidente de Dow América Latina participó en la conferencia magistral “Química sustentable y el Año Internacional de la Química”, donde explicó que para innovar, es necesario que las empresas colaboren con otros sectores, generen grupos de trabajo, tengan objetivos comunes y compartan sus conocimientos, y la Universidad es una de las perspectivas esenciales al respecto
 
Inicialmente, las compañías, medían su innovación a través del número de patentes que producían. Actualmente, una firma que produce miles de éstas, sin beneficio para las personas, no es útil, aseguró.

Suárez, explicó que el número de patentes es un indicador fundamental; sin embargo, es necesario darles seguimiento para saber cómo funcionan con el consumidor final.
 
La empresa Dow, a la cual representa Pedro Emilio Suárez, vincula la química y las innovaciones con los principios del desarrollo sostenible. Cerca de 160 países reciben sus productos y servicios, desde agua potable, alimentos y medicamentos, hasta pinturas, materiales de embalaje y productos para la salud e higiene personal.
 
Asimismo, comentó que We.nnovate es un programa latinoamericano que reúne todas las iniciativas del consorcio relacionadas con la innovación. El objetivo es mejorar, a largo plazo, las condiciones generales y economías en todo el mundo.

Suárez afirmó que los ejes de la química sustentable estriban en la fabricación de productos para mejorar las condiciones de vida, aportar soluciones a las comunidades y apoyar la instrucción. “De nada vale tener una solución para mañana, debemos tener una para siempre”.
 
Por ello, señaló, que las acciones concretas de Dow en el campo de la responsabilidad social se ubican en tres áreas: educación, iniciativa empresarial y medio ambiente, rubros clave para incidir en el desarrollo de las comunidades.

Para finalizar, Pedro E. Suárez compartió su “receta doméstica” para tener éxito y ser un profesional feliz. “Consiste en tener un tercio de Albert Einstein, para tener ideas y propuestas; un tercio de Martin Luther King, porque tenemos que hablar con el corazón, conectar con la gente, y un tercio de Indiana Jones, para tener el coraje de salir del ámbito académico y tomar el riesgo”.
 
Elvira Mayén-Lugo

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”Sf038YRlVws”]

Deja un comentario