Utiliza el cajero de forma segura y provechosa

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha preparado algunos consejos que te servirán para sacarle el mayor provecho a los cajeros electrónicos; a continuación sus recomendaciones:

1. Planifica tus necesidades de efectivo. Así podrás combatir el “gasto hormiga” con mayor eficiencia, ya que el efectivo es más susceptible a gastarse en cosas innecesarias.

Programa tus retiros de forma semanal o quincenal, calculando tus gastos de transporte, alimentación, servicios, entre otros, y retirando sólo el monto que necesitarás.

2. Aplica medidas de seguridad. Si te dispones a utilizar un cajero, pero notas que hay algo extraño, mejor busca otro que te brinde más confianza, asegurándote que nada obstruya la ranura donde se introduce la tarjeta y que tampoco haya tiras plásticas que los delincuentes podrían utilizar para robar tu plástico o los datos incluidos en la banda magnética.

Recuerda: en ninguna terminal ATM están permitidas las cámaras de video que, por su ubicación, puedan grabar tu NIP.

3. Procura utilizar sólo cajeros de tu banco. Sacar dinero de una terminal que no pertenezca a tu institución financiera te costará entre 7 y 36 pesos, dependiendo del banco. Las comisiones varían de acuerdo a la ubicación y giro comercial donde está el cajero. Por ejemplo, retirar efectivo en cajeros ubicados en tiendas de autoservicio puede ser más caro que hacerlo en cajeros ubicados fuera de sucursales bancarias.

Una opción para evadir el pago de comisiones cuando no encuentras un cajero de tu banco es retirar dinero en las cajas de los supermercados. En algunos casos puedes sacar hasta mil pesos de tu tarjeta de débito sin comisión.

4. Guarda tus vouchers. Si detectas alguna irregularidad en tus estados de cuenta, con los recibos de tus consumos podrás hacer los reclamos correspondientes sin ningún problema.

5. Memoriza tu NIP. Cambia constantemente tu NIP, en muchos cajeros puedes hacerlo rápidamente. Asegúrate de que no incluya números de tu teléfono, fecha de nacimiento, entre otros datos que podrían hacerlos fácil de descifrar. Nunca lo lleves contigo, es mejor memorizarlo. Y nunca se lo reveles a nadie.

Karina Hernández Barrera

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”4IxH8ih79oA”]

Deja un comentario