Nunca participes en una feria sin antes…

Ser expositor en alguna feria puede ser una excelente ventana para hacer nuevos clientes, conseguir contactos y crecer tus ventas, pero si no lo haces bien sólo dejarás una mala imagen de tu empresa, además de poner en riesgo tu participación en otras exposiciones. Por ello aquí te presentamos los puntos que debes tomar en cuenta antes de comprar tu stand.

Nicola Minervini, consultor de RGX, pone como primer punto: Nunca asistir como expositor si no has ido como visitante, esto porque puedes terminar en el evento equivocado, piensa que su nombre no tiene que reflejar forzosamente sus características, que tendrás que enfrentarte a tu competencia que podría hacerte quedar mal o puede que no estés dentro del rango de precios, es decir que hay muchos elementos que debes tomar en cuenta y analizar, y no hay mejor forma que sabiendo de antemano a qué te enfrentarás.

Considera que si sabes hacerlo bien una feria puede ayudarte a ampliar tu mercado, y no sólo por los nuevos clientes que puedas hacer sino porque te darás cuenta de cómo se comporta tu producto o servicio, qué tanto llama la atención, qué le hace falta o de dónde viene el interés de los asistentes.

Cuando estés convencido de que el evento es para ti es indispensable que te prepares, toma en cuenta el tamaño de tu stand para poder acondicionarlo de la manera adecuada. Nunca asistas sin tarjetas o folletos que sirvan de introducción e incluyan tus datos para que puedan buscarte después. Piensa como visitante y pregúntate qué te haría acercarte a un stand.

El consultor dio también recomendaciones cuando la intención de los empresarios es la exportación y citó algunos puntos esenciales a seguir:

– No asistas si no tienes todavía la capacidad para exportar. No puedes arriesgarte a que te hagan un pedido y que aún no tengas los permisos. Si tu intención es exportar tu producto ya debe estar listo.

– Bajo la misma idea, es un error desconocer el precio del envío, el que cuentes con los elementos para que tu producto salga del país no es suficiente, tienes que explicar a tu potencial cliente cuál sería el costo total aproximado.

– Evalúa tu capacidad, identifica en qué puntos eres vulnerable y dónde tienes más valor, este punto es importante en especial para que la competencia, que muy probablemente participará en el mismo evento, no gane tus oportunidades de mercado.

– Define la forma de promoción, busca la manera de ser atractivo, de destacarte.

– Considera que la capacidad de exportación no tiene nada que ver con la capacidad de producción, analiza si estás listo para la internacionalización.

Ariadna Cruz

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”8G_LvEgrmrM”]

Deja un comentario