Protege tu negocio ante una fuga de gas

Saber cómo responder ante un desastre es vital para reducir los daños a tu negocio y aún más importante, para garantizar el bienestar de tu personal y la clientela. Con base en ello, a continuación te ofrecemos algunos consejos emitidos por el Sistema Nacional de Protección Civil para saber cómo actuar ante una fuga de gas.

1.- Aumenta la ventilación del lugar, abriendo puertas y ventanas.

2.- Localiza el origen de la fuga. Un método sencillo para hacerlo es poner espuma de jabón en las conexiones, hasta ubicar el área donde se generan burbujas.

3.- No enciendas fósforos, velas, encendedores o cigarrillos.

4.- No prendas ni apagues interruptores de luz o aparatos eléctricos.

5.- Desconecta el apagador general de corriente eléctrica (que se encuentra ubicado junto al medidor).

6.- Si cuentas con una estufa en el lugar, asegúrate de que la llama de los pilotos este encendida y las llaves de los quemadores estén bien cerradas.

7.- Cierra la llave del tanque de gas LP.

8.- Si continúa el olor, haz que todas las personas abandonen el establecimiento y llama a los Bomberos marcando al 068 (en el DF).

Después del siniestro:

– No entres al lugar afectado hasta que las autoridades lo determinen.

– Verifica con un técnico o experto las instalaciones para efectuar las reparaciones necesarias.

Por supuesto, lo ideal es evitar que sucedan este tipo de eventos. Con dicho objetivo, Protección Civil recomienda implementar las siguientes medidas preventivas:

1.- Antes de recibir el cilindro revisa que no esté golpeado, abollado o presente fugas.

2.- Los aparatos de gas LP deben ser instalados por personal calificado. Si compras gas en cilindros, solicita a la compañía que lo conecte.

3.- Al instalar el cilindro, haz que lo coloquen sobre una tarima y sujétalo a la pared para que no esté suelto.

4.- Si el tanque es estacionario:

• Revisa las instalaciones y pinta el tanque por lo menos una vez al año.

• A los cinco años cambia válvulas.

• A los diez años cambia el tanque.

5.- Asegúrate de que los aparatos de gas estén adecuadamente ventilados.

6.- Mantén los cilindros y tanques estacionarios lejos de las llamas y materiales  inflamables (cortinas, papel, madera, gasolina, líquidos para limpiar, etc.).

7.- Si el local cuenta con una estufa, prende el fósforo antes de abrir la llave del gas y encender los quemadores o pilotos.

8.- Si se apaga la llama, cierra las llaves de gas y deje que éste se disipe antes de tratar de encender otra vez.

9.- No remuevas un aparato de gas, sin antes haber cerrado la llave de la tubería de suministro o la llave en el tanque.

10.- No intentes reparar los aparatos y líneas de gas. Esto debe ser hecho únicamente por personal calificado.

11.- Cuando se cambie el cilindro, mantente de las llaves de gas, ya que este puede salirse en cualquier momento.

Karina Hernández Barrera
 
Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”kbtxAzu0f_A”]

Deja un comentario