Un programa que favorece la competitividad de los negocios familiares

En México, existe una gran cantidad de negocios que funcionan con base en el trabajo de padres, hijos, conyugues, etc. Esto les provee características y necesidades distintas a las de una empresa o cooperativa, por ello el Gobierno Federal implementó el programa de Talleres Familiares, que establece obligaciones fiscales y requisitos de operación mínimos para dichas unidades productivas, y ordena la implementación de diversos apoyos para fomentar su competitividad.

La estrategia fue puesta en marcha en enero de 2006 y señala:

Los Talleres Familiares son agrupaciones que producen bienes o prestan servicios y son operadas por familias o personas cercanas a ellas, como amigos, vecinos, ahijados y compadres (pupilos).

Se trata de esfuerzos de producción que las familias realizan para generar ingresos para el hogar y sus allegados, a partir de actividades que llevan a cabo ellos mismos. Por lo tanto, son unidades económicas esencialmente diferentes de:

• Las empresas (sociedades, asociaciones, personas físicas con actividad empresarial): Ya que en éstas predominan las relaciones laborales (patrón empleado), mientras que en los negocios familiares se establecen lazos más bien consanguíneos, civiles o sociales.

• Las cooperativas: Porque en éstas los integrantes se relacionan entre sí más por vínculos de asociacionismo entre productores independientes unos de otros en mayor o menor grado.

Considerando estas diferencias, se desarrolló el Programa de Talleres Familiares, que atiende las disposiciones suscritas en la Ley Federal del Trabajo en vigor y ordena:

– Reconocer la naturaleza de taller familiar a toda unidad que oferte bienes o servicios (registrando ingresos por hasta 2 millones de pesos) en cualquier sector económico, con máximo cuatro pupilos y sin límite en cuanto al número de parientes que integren el negocio.

– Que las Secretarías y demás organismos dependientes del Gobierno Federal habilitados para hacerlo, brinden capacitación, asesoría, financiamiento, entre otros apoyos, para elevar la rentabilidad y fomentar el mejoramiento de los Talleres Familiares.

– Propiciar que los miembros de estos negocios cuenten con el Seguro Popular o con alguna de las modalidades de protección que ofrece el Instituto Mexicano del Seguro Social, adecuadas a las características de los Talleres.

– Facilitar a los negocios familiares que puedan cumplir con obligaciones fiscales mínimas mediante esquemas tributarios simplificados aplicables al Régimen de los Pequeños Contribuyentes (REPECOS).

Los negocios interesados en recibir estos beneficios podrán inscribirse voluntariamente en el Registro de Negocios Familiares. Para hacerlo es indispensable que el taller familiar cuente con su RFC.

Karina Hernández Barrera

Información relacionada 
 [tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”dVdgUn524Ok”]

2 thoughts on “Un programa que favorece la competitividad de los negocios familiares

Deja un comentario