Aún debe crecer adopción de factura electrónica en MiPyMEs

Por la cantidad de su facturación o bien para arrancar o mantener relaciones con grades empresas, muchas MiPyMEs tuvieron que adoptar el modelo de factura electrónica, y otras más deberán hacerlo al ver que sus recibos impresos están por terminarse, pero aún más porque sus obligaciones fiscales son cada vez más en número y en horas hombre dedicadas para su obtención.

Las opciones adaptables a las compañías con el objetivo de facilitar sus procesos de recepción y envío de facturas son variadas, pero si dentro de tu negocio ya utilizas algún software de la empresa Aspel debes saber que migrar al formato electrónico no deberá causarte mayores cambios en tus operaciones.

“Los beneficios de la adopción cuando la hacen con sistemas administrativos incluyen ahorros en tiempo y dinero, pero sobre todo el mejoramiento a procesos de negocios, por ejemplo al no tener que enviar a un mensajero por una factura”, dijo en entrevista Edgardo Martínez, Director Comercial de Aspel.

De acuerdo con el directivo el ritmo de adopción de factura electrónica no está cumpliendo las expectativas de las autoridades dado que al cierre del primer trimestre sólo habían adoptado 43 mil empresas.

Una de las razones que Aspel identifica como desafío para crecer la migración es que muchas organizaciones consideran que verán aumentar sus obligaciones fiscales, pero la realidad es que aquellas que cumplen en tiempo y forma no tienen que preocuparse.

“Queda mucho por hacer, hay que llevar mayor información porque las que se han movido poco a poco detectan mejoras en sus procesos, se vuelven más rentables, generar mejores negocios y más empleos”, dijo Martínez.

Con el objetivo de acercar conocimiento sobre el tema la marca llevó a cabo un tour por las 12 ciudades principales del país donde miles de usuarios y distribuidores recibieron capacitación en eventos presenciales o virtuales.

Durante las sesiones se explicó que una de las soluciones que las pequeñas empresas pueden aprovechar no sólo para facilitar su ingreso a la facturación electrónica sino para hacer más eficientes sus procesos de negocios es SAE, producto diseñado para controlar todo el ciclo de compra y venta de una empresa. Su costo aproximado por licencia es de 9 mil pesos.

Otro más es Caja, un controlar para punto de venta que lleva el registro de cajeros, inventarios, ofertas y cuentas por cobrar, entre otros. Su costo es de 2 mil 499 pesos.

Pero si sólo te interesa el tema de la facturación electrónica Aspel ofrece su sistema Facture, un software gratuito que cualquiera puede bajar desde la web y permite hacer facturas, recibos de honorarios y arrendamiento y notas de crédito. En este caso el único requisito es contratar el servicio de timbrado de las facturas que va desde 50 timbres o un año  por 250 pesos, hasta paquetes 10 mil timbres.

Conscientes del nivel de piratería de su software, que advierten cada vez es más penado pues aumentan las revisiones, Aspel pide a los usuarios que no quieren hacer la inversión de licenciamiento considerar la opción de renta.

“Sabemos que muchos empresarios no tienen tecnología y que incorporarse al tema no es sólo la adquisición de un producto sino de la computadora  y los servicios de internet, pero para ellos tenemos el concepto de renta, en el cual el sistema vive en la computadora del cliente pero éste sólo paga por el uso mes a mes”, explicó el directivo.

Bajo ese concepto SAE tiene un costo de 383 pesos mensuales y Caja de 150 pesos. Cabe señalar que los sistemas son los mismos y se obtienen de manera automática todas las actualizaciones.

Para conocer más sobre Aspel visita: www.aspel.com

Ariadna Cruz

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”tHnatzEtEP0″]

Deja un comentario