Alianza estratégica a favor de artesanos de Guerrero

El Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart) y la cadena de tiendas Coppel cerraron una operación de compra-venta de más de 250 mil piezas artesanales, que en su conjunto alcanzan un precio de 5 millones de pesos y que serán utilizados en beneficio de mil artesanos guerrerenses.

Año con año, la cadena de tiendas de autoservicio lleva a cabo su programa “Navidad Millonaria”, mediante el cual premia a sus clientes de todo el país, y este 2011 decidió adquirir piezas elaboradas con fibras vegetales, como paneras, tortilleros y cestos para cumplir sus objetivos, explicó Rafaela Luft Dávalos, directora general del Fonart, al anunciar el cierre de la operación.

Esta alianza resulta muy importante, continuó, ya que la cestería es una actividad ejercida por los artesanos más pobres de México y en esta ocasión beneficiará a comunidades como Tlamacazapa y Cuadrilla Nueva, ubicadas en la zona de la Montaña de Guerrero, que tienen una amplia tradición cestera, originada en la época prehispánica.

Luft Dávalos recordó que Fonart, con una trayectoria de 38 años brindando atención al sector artesanal, constituyó la mejor opción para los directivos de Coppel, quienes durante la formalización de esta operación resaltaron el compromiso y el empeño que tiene el Fondo por lograr mejores condiciones de desarrollo de los artesanos del país.

Por ello, agradeció a la compañía “la confianza depositada en nuestra institución y en los artesanos de México”. Asimismo, destacó que Coppel se comprometió a considerar esta operación en campañas similares posteriores.

La funcionaria abundó que para la elaboración de estas piezas, en Tlamacazapa, se benefició directamente a más de mil 400 mujeres tejedoras de palma; quienes produjeron 50 mil chiquihuites y 75 mil tortilleros con tapa.

Precisó que durante 40 días de trabajo, la derrama económica en la localidad fue de casi dos millones de pesos, favoreciendo a su vez a mil 728 hogares.

Por lo que hace a Cuadrilla Nueva, 89 talleres familiares resultaron beneficiados, al haberse adquirido 125 mil paneras tejidas manualmente y armadas en máquina de coser, lo que generó una derrama económica de casi dos millones de pesos.

Karina Hernández Barrera

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”b5LxwVpGwCQ”]

Deja un comentario