¿Hacia dónde va el ERP?

En los últimos años el mercado de ERP´s se ha movido con cierta cautela, sin embargo, hoy en día existen factores que están generando una nueva visión de lo que estas aplicaciones pueden hacer por las empresas.

Existen dos tendencias importantes que mencionar: la adopción de ERP´s en la nube y el incremento exponencial de las razones de uso de este tipo de tecnología.

Los modelos SaaS (Software as a Service) han estado vigentes por algunos años, debido a esta presencia constante y la evolución de este tipo de soluciones es notoria  una ola creciente en el uso de este formato para aplicaciones de misión crítica. Un estudio reciente de Forrester Research muestra que actualmente solo el 2% del total global invertido en ERP está en el esquema SaaS, pero se espera que este número crezca a un 21% para el 2015, contra tasas de un dígito para soluciones tradicionales.

La confianza que la nube ha adquirido a través del tiempo ha provocado el refuerzo de cada uno de los servicios que se ofrecen; un ejemplo es la capacidad de transformar la compra de software en un gasto operacional, es decir, la facilidad de no hacer un desembolso de dinero en una sola exhibición que libera al cliente de otros costos asociados como hardware y soporte. Adicionalmente, se perciben ventajas en la rapidez de implementación y acceso.

Es por esto que se está volviendo una opción muy socorrida para todo tipo de empresas, desde filiales de corporaciones globales hasta pequeñas y medianas empresas que buscan tener todos los beneficios de la tecnología sin tener que hacerse cargo de ella.

Por otra parte, los contras que inicialmente tenía este tipo de solución, como el tema de la seguridad o la dificultad para personaliza, pierden cada vez más fuerza bajando la incertidumbre de las empresas al adoptarla.

En cuanto a la segunda tendencia, un estudio reciente  del Intituto brasileño de investigación Constellation, direccionado a CIO´s identificó algunas áreas en que la nube puede ayudar al ERP a ir más allá de lo tradicional. Estas áreas tienen en común un modelo de operación donde se genera una red con múltiples empresas asociadas que comparten procesos automatizados y es así como los negocios entre dos o más de ellas han formado un nuevo panorama para el uso del ERP.

La idea es integrar cada vez más las cadenas de valor a través de los sistemas de gestión y hacer más eficientes algunos procesos sin consumir mayores recursos de las organizaciones. Por ejemplo para las comercializadoras o empresas de mayor tamaño donde las compras son un proceso de misión crítica es ideal montar este proceso en la nube, de esta forma tanto los compradores como los vendedores gozarán de una infraestructura robusta que permita relaciones eficientes y colaboración de forma independiente a los sistemas que cada uno de los participantes tenga.

Las soluciones financieras basadas en la nube también pueden soportar esa conectividad y colaboración permitiendo un mejor proceso de pagos; en el caso de los proveedores, esta solución permite eliminar procesos basados en papel que generalmente traen mayores tiempos de cobro. Es esto lo que está empezando a suceder con la facturación electrónica. Así tanto compradores como vendedores ocupan menos tiempo en encontrarse, negociar y hacer transacciones generando ahorros del 20%, aproximadamente.

El software que proporciona acceso  a los clientes a través de la red (SaaS) y el relacionamiento y colaboración entre diversas empresas han logrado integrar cada vez más las cadenas de valor, los sistemas de gestión (como lo es el ERP) ayudan a consumir menos recursos y a acelerar el desarrollo de las empresa, aumentando su calidad y competitividad en el mercado. Un modelo que una al software y al servicio dota a las empresas de una solución completa que permite optimizar costos y recursos.

Por Vicente Credidio, Director de Atención y Relación en TOTVS México

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”_JsjQa8UIMU”]

One thought on “¿Hacia dónde va el ERP?

  1. La mayoría del empresariado mexicano con justa razón no quiere tener sus datos fuera de su control en otros servidores de terceros, además que las comunicaciones no son lo suficientemente confiables como para sustentar la operación en un SaaS. Por ejemplo, si estoy facturando y se cae la comunicación con internet, se detendría toda la venta.

Deja un comentario