Menos del 15% de los países a nivel mundial cambió sus tasas de ISR en 2011

Si bien, los gobiernos recurren a políticas fiscales y tasas tributarias para estabilizar su base de ingresos debido a cambios en sus economías, menos del 15% de 96 países a nivel mundial registraron algún cambio en sus tasas de Impuesto Sobre la Renta (ISR) de personas físicas, de acuerdo con KPMG International, red global de firmas multidisciplinarias que provee servicios profesionales de Auditoría, Impuestos y Asesoría.

De acuerdo con la más reciente encuesta sobre “Tasas de Impuesto Sobre la Renta de Personas Físicas y de Seguridad Social”, el año pasado se tuvieron más de dos veces los cambios en tasas tributarias que este año, para la región de América Latina y el Caribe, donde la tasa promedio continúa tan solo arriba del 28%.

“Para el caso específico de México, la tasa de ISR de personas físicas se mantuvo igual que durante el año 2010, donde ésta fue de un 30%. Es importante mencionar, que como resultado de los 96 países encuestados, México ocupa la posición número 46 considerando el porcentaje de la tasa de menor a mayor, y en el lugar número 9 de los 17 países encuestados de la región de América Latina. Cabe señalar, que la tasa es solo un indicador fiscal, ya que ésta es aplicada sobre bases diferentes en cada país”, afirmó Pablo Noreña, Socio de Seguridad Social y Remuneraciones de KPMG en México.
Muy poca actividad en otras latitudes
Para la región de Asia, la tasa promedio sigue estando apenas por encima del 23%. China, India y Corea del Sur no tuvieron cambios en sus tasas. En las regiones de África (tasa promedio del 27%), Oceanía (tasa promedio del 38%) y América del Norte (tasa promedio del 27%), las tasas más altas de ISR de personas físicas  permanecieron sin cambios en 2011.
En términos de las tasa de ISR más altas del mundo, la pequeña isla caribeña de Aruba (que por primera vez participa en la encuesta) recibió esta distinción con una tasa del 59%. Otros países con las mayores tasas de ISR de personas físicas con niveles de 50% o más, incluyen a países perenes como Suecia (tasa del 57%), Dinamarca (tasa del 55%), Países Bajos (tasa del 52%), Austria (nivel del 50%), Bélgica (tasa del 50%) y el Reino Unido (nivel del 50%).
Noreña comentó: “En el Reino Unido, el incremento a la tasa del 50% tuvo lugar durante 2010 y el cambio continúa siendo noticia de actualidad en 2011. Fuera de Europa, Japón es el único país con una tasa de 50% o superior”.
La mayoría de los cambios se presentan en Europa
Aunque existen algunas diferencias importantes entre subregiones, la gran mayoría de los cambios de tasa durante 2011 tuvieron lugar en la región Europea.

La tasa promedio para Europa Oriental apenas por arriba del 17% es menos de la mitad de la que prevalece en otras subregiones europeas. Esto es resultado de las iniciativas históricamente bajas del impuesto a tasa fija.  En el Sur de Europa, donde la tasa promedio se aproxima al 39%, se dieron incrementos en la tasa de impuestos en España y Portugal. En el Norte de Europa, donde la tasa promedio es cercana al 40%, se dieron incrementos de menor cuantía en Letonia, Finlandia, Suecia, Islandia e Irlanda. Europa Occidental, donde la tasa promedio sobrepasa 45%, continúa teniendo las tasas de ISR de personas físicas más altas de cualquier subregión a nivel mundial. Dentro de la subregión de Europa Occidental, un entorno atractivo en cuanto a la tasa de ISR de personas físicas continúa, de hecho, limitado a ciertas arcas regionales dentro de Suiza.
La encuesta también destaca los niveles de ingreso gravable a los que se aplican las tasas máximas.
Implicaciones de seguridad social
Este estudio compara tanto las tasas efectivas de ISR y las de seguridad social en ingresos brutos de US$100,000 y US$300,000 enfatizando el punto de que se deben considerar otros impuestos, así como el impacto de las deducciones.
Las tasas efectivas se obtienen aplicando todos los impuestos al ingreso bruto antes de cualquier deducción (que puede incluir las cargas de seguridad social) para poder hacer mejores comparaciones debido a que las deducciones pueden variar enormemente de un país a otro. Tal es el caso de Aruba y Suecia que lideran cada uno de estos escenarios, y en realidad no tienen las tasas más altas.
Si bien, la revisión se limita a requisitos centrales reconocidos para empleados con ingresos brutos de US$100,00 y US$300,000, los resultados muestran que Francia tiene la tasa combinada (tasa de cuotas obrero patronales) más alta con más del 50% bajo cualquiera de los dos escenarios. Bélgica le sigue con una tasa del 48%.
“Se puede debatir si las cuotas de seguridad social son realmente un impuesto, pero en términos de costo, puede ser sustancial”, señaló Noreña. “Por lo mismo, en nuestra encuesta incluimos una revisión de las aportaciones obrero-patronales. Los elementos pueden variar de manera importante, dependiendo el país, tipo de patrón y de empleado”.
Noreña concluyó, “Si bien, estas tasas pudieran parecer excepcionalmente altas, más de un tercio de los países que fueron objeto de nuestra revisión tuvieron tasas impositivas efectivas combinadas de cuotas obrero-patronales a la seguridad social de más del 20% en ingresos brutos de US$100,000. Con la demanda -actual y futura- sobre la infraestructura de seguridad social de muchos países del mundo, anticipamos que persistirá la presión en varios sistemas Considerando el envejecimiento de la población en muchos países y que muchas economías continúan haciendo frente a la incertidumbre de su recuperación, los esquemas de soporte social cobran más relevancia que nunca”.
Redacción

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”hyhI3_si9CA”]

Deja un comentario