El trabajo doméstico aporta el 21.7% del PIB

En México, el trabajo doméstico es poco valorado y reconocido, sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por Mercedes Pedrero Nieto, del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la UNAM, de ser contabilizado representaría el 21.7% del Producto Interno Bruto (PIB).
 

Por el contrario, otros sectores de la economía nacional aportan, comparativamente, un porcentaje menor del Producto, como la industria manufacturera (16.51%), minería y petróleo (8.63%), construcción (6.74%), y agricultura y ganadería (4.09%).
“Eso es lo que nos da la dimensión real de esta actividad, y si se le otorgara un valor económico, su aportación sería superior a lo que produce la industria manufacturera”, sostuvo Pedrero Nieto.
Se considera trabajo doméstico a toda actividad que se realiza en el seno del hogar de manera no remunerada, lo que incluye no sólo las labores de limpieza y atención a los hijos, sino también el pago de servicios, trámites bancarios y ciertas compras; es decir, las labores que se puedan delegar a una tercera persona.
De acuerdo con el estudio Valor económico del trabajo doméstico en México, aportaciones de mujeres y hombres, publicado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), realizado por Pedrero Nieto, a la semana, se destinan en promedio 40 horas para este trabajo, aunque varía según la situación de cada mujer. Por ejemplo, las de edades medias con niños pequeños tienen con frecuencia jornadas superiores a 50 horas, mientras que en el caso de las estudiantes jóvenes, son mínimas. También depende del estado civil, la edad y la condición laboral.
Este tipo de trabajo, dijo, no se le reconoce porque está invisibilizado al no formar parte del mercado, pero sin él, no podríamos vivir y, por supuesto, contribuye a la economía nacional; al no pagarse, no se le da valor, pero si lo hace una tercera persona a la que se paga o se contrata el servicio, como llevar las camisas a planchar, sí representa un valor económico.
“La estimación que hice fue de acuerdo a los tiempos registrados para cada actividad en la Encuesta de Uso del Tiempo patrocinada por el Inmujeres y operada por el INEGI. Y para cada actividad se buscó su similar en el mercado para calcular el pago por hora”.
Por ejemplo, en las actividades culinarias se paga un salario al cocinero y otro al lavaplatos, es así como se determina cuánto reciben por hora los distintos oficios afines y, con eso, se asigna un valor, se suman las horas que se dedican a la semana, cada una con su precio por hora, y se obtiene un total que se compara con el PIB del país.
Además, explicó la académica, se estima que las mujeres contribuyen con el 80% de esa riqueza (alrededor de cuatro quintas partes), aunque ahora, los varones contribuyen en mayor medida a las actividades familiares, lo que implica no sólo llevar a los hijos a la escuela, sino jugar y ayudarlos con sus tareas.
La investigadora de tiempo completo, con más de 23 años en el CRIM, explicó que otra labor que se carga a las actividades domésticas es el cuidado de los ancianos, y aunque aún no es muy acentuado, en dos décadas sí lo será por el envejecimiento de la población.
Ante la situación, propuso impulsar medidas como ampliar la cobertura de los servicios de guardería para menores de seis años; flexibilizar horarios laborales de acuerdo con la conveniencia de las mujeres; establecer casas de día para adultos mayores y organizar redes de apoyo para cuidadores, entre otras.

Redacción

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”qaJpqcq8Pds”]

Deja un comentario