Industria botanera trabajó en 2011 para limpiar su imagen

Para revertir la mala imagen que en los últimos meses ha ostentado la industria botanera, como la principal causa de sobrepeso infantil en el país, los fabricantes del ramo encabezaron en 2011 diversas estrategias orientadas a difundir las verdaderas razones de la obesidad en México y dar a conocer las bondades de sus productos, tanto para la alimentación, como para la economía nacional.

Así, el 3 y 4 de noviembre se llevó a cabo el XII Encuentro de Fabricantes de Botanas, organizado por la Rama 106, de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), donde una de las principales acciones fue el análisis de la relación que existe entre la obesidad infantil y productos como los cacahuates, papas fritas, chicharrones, etc.

Con base en ello, se concluyó que las empresas fabricantes de botanas en México están trabajando intensamente para desarrollar una gama de productos bajos en calorías, grasas y sodio, ante los nuevos lineamientos establecidos por las autoridades federales, sobre todo para su consumo entre escolares.

Por eso, la Rama 106 de la Canacintra insistió en señalar que sus productos no pueden considerarse por sí solos la principal causa de la obesidad en el país, ya que según estudios, la ingesta anual de botanas por mexicano es de 4 kilogramos; lo que identifica a la falta de orientación nutricional en familias y escuelas, así como el sedentarismo, entre las causas fundamentales del gran problema de salud pública en que se ha convertido la obesidad.

La mala imagen que se ha generado a la industria botanera, abundó el organismo en un comunicado, produjo considerables pérdidas económicas que afectaron a las 130 empresas grandes, medianas y pequeñas que conforman el gremio en territorio nacional, además de un número similar en negocios de escala micro, operados por familias en sus propios hogares

La situación, detalló el análisis de la Rama 64, se agravó considerando que existe una fuerte y desleal competencia con los alimentos que se expenden en las cooperativas escolares, los cuales son fabricados sin las condiciones de higiene adecuadas, además de que se comercializan botanas procedentes del sector informal, sobre el que hay un nulo control.

Para demostrar su profesionalismo y el compromiso que tiene con el consumidor, en 2011 la industria botanera hizo importantes inversiones para mejorar sus procesos de fabricación, sus equipos, ingredientes y empaques, con lo que se garantiza un producto sano e inocuo, además de rico y entretenido, que cumple con las normas internacionales y sitúa a este sector en uno de los primeros lugares a nivel mundial.

Por todo lo anterior, Andrés del Bosque, presidente de la Rama 106, Fabricantes de Botanas, de la Canacintra afirmó: “No podemos culpar a un alimento o a otro. Lo que se requiere es tratar el tema objetivamente” para no dañar a una industria como la botanera, que por la calidad de su producto,  valor nutricional, inmediatez de su consumo y la facilidad de su adquisición, va en ascenso”.

Según datos de la Canacintra, el volumen de producción de la industria botanera formalmente establecida es de unas 90 mil toneladas al año, con un valor superior a los 11 mil millones de pesos.

La mayor cantidad de empresas fabricantes de botanas se concentra en los estados de México, Jalisco, Nuevo León y el Distrito Federal, con una generación de 200 mil empleos directos e indirectos.

Karina Hernández Barrera

Deja un comentario