Empoderamiento de las mujeres a nivel global

Los ciclos de recesión económica afectan de manera diferente a las mujeres que a los hombres. Históricamente, en las grandes economías, las recesiones tendían a impactar desproporcionalmente a los hombres ya que ellos tendían a dominar las plazas de trabajo en las industrias cíclicas de la economía. Durante estas recesiones cíclicas, las mujeres han tendido a “entrar al quite” y amortiguar el choque al ingreso familiar. Sin embargo, debido a que las mujeres han cerrado la brecha con respecto a los hombres en muchos aspectos de la participación económica y a que las costumbres sociales han ido evolucionando en algunas partes del mundo, estas dinámicas están cambiando. En términos generales, las brechas de género se están cerrando en la mayoría de los países, pero no necesariamente a la misma velocidad.

Estados Unidos: El auge de la mujer estadounidense

En Estados Unidos, las mujeres han sufrido de una recuperación bastante anémica del mercado laboral, ya que ellas dominan los empleos en el sector de la vivienda y en los gobiernos locales, dos de los sectores más afectados. Sin embargo, la perspectiva a largo plazo para las mujeres es considerablemente más positiva de lo que muestran los datos. Con niveles educativos más altos en comparación con los hombres, las mujeres están bien posicionadas para los empleos del siglo 21 y tenderán a disfrutar de un crecimiento más fuerte en sus ingresos que los hombres. En Estados Unidos, las implicaciones de inversión de nuestros analistas son relativamente simples. En primer lugar, las mujeres ya toman gran cantidad de las decisiones de gastos en los hogares, y después de una recesión, las mujeres pueden tener mayor control sobre las finanzas del hogar ya que contribuyen en una mayor proporción al ingreso común de la familia. Para un inversionista de renta variable con una exposición principal en acciones de bienes de consumo discrecional, buscar compañías que atienden a las mujeres parece como una propuesta sensata.

Economías en desarrollo: No todo está bien

Mientras que las economías desarrolladas representan alrededor de dos tercios de la actividad global, más de tres cuartos de las mujeres en el mundo viven en economías en desarrollo. Es tentador asumir que las economías emergentes siguen el mismo camino que el mundo desarrollado. Sin embargo, este no es el caso. De hecho, la perspectiva para las mujeres depende principalmente en la etapa de desarrollo de las economías emergentes. En una economía global cada vez más integrada, no todas los países experimentarán la expansión del sector de servicios que está sucediendo en las economías desarrolladas de Europa y Estados Unidos. Mas bien, los países seguirán su natural ventaja comparativa, seguirán profundizando la especialización en actividades no calificadas, manufactureras y mineras, que tienden a contratar hombres.

Las mujeres sufrieron una pérdida más fuerte de empleos en los mercados emergentes

A diferencia de las economías desarrolladas, las mujeres en las economías emergentes sufrieron lo peor de la pérdida de trabajos durante la desaceleración de la actividad económica global. La tasa de desempleo femenino aumentó de 5.7% a 6.1% entre 2007 y 2010. Esto representó un incremento más rápido que la de los hombres, teniendo como resultado que la brecha entre el desempleo femenino y masculino se amplió de 0.6 puntos porcentuales a 0.8 puntos porcentuales en este periodo (Chart 10). A pesar de que la participación en la fuerza laboral para ambos géneros cayó durante la recesión, la tasa de las mujeres cayó más rápido que la de los hombres. Esto es atípico; generalmente, la tasa de participación en la fuerza laboral para las mujeres incrementaba durante una recesión de la actividad económica ya que buscaban oportunidades de empleo para amortiguar el choque negativo en el ingreso familiar. Si las mujeres hubieran mantenido la misma tasa de participación en la fuerza laboral que en 2007, la tasa de desempleo entre mujeres en países en desarrollo hubiera aumentado a 7.7% en 2010.

Equipo de economistas:

Neil Dutta y Alberto Ades, Merrill Lynch Bank of America

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”WsbDtEtqLT8″]

Deja un comentario