El crédito aún tiene espacio para crecer

Banxico reportó que  el crédito otorgado por la banca comercial al sector privado  avanzó 10.8% en términos reales anuales en marzo. Los préstamos al consumo aumentaron 19.7% anualizado, principalmente impulsados por otros préstamos al consumo (38.7% anualizado). Sin embargo, otros componentes continuaron incrementando, incluyendo los préstamos de tarjetas de crédito (11%) y el crédito para bienes duraderos (1.1%). El crédito corporativo avanzó 6.9% anualizado mientras que los préstamos para la vivienda aumentaron 6.8% y los préstamos a la vivienda  de nivel medio y alto aumentaron 6.1%.

Las brechas de crédito continúan mostrando espacio para crecer

El crédito de los bancos comerciales permanece en un buen punto pero tiene bastante espacio para crecer, en nuestra opinión. Recalculamos nuestras brechas de crédito e hicimos un pequeño cambio en la manera en la que calculamos la brecha para los créditos a la vivienda, que parece estar ahora más o menos plana. Sin embargo, la mayoría de nuestros indicadores permanecen por debajo de cero, lo que significa que el crecimiento del crédito se encuentra por debajo del potencial. En particular, hay que notar que la brecha para el crédito corporativo aumentó un poco en los últimos meses, en nuestra opinión posiblemente reflejando  que las empresas perciben condiciones más caras del crédito, como se muestra en las últimas encuestas de crédito de Banxico. A pesar de que la brecha del crédito al consumo  casi se ha cerrado, hay bastante espacio para que este tipo de préstamo crezca rápidamente sin presionar a las tasas de interés.

Créditos de nómina y otros préstamos al consumo llegaron para quedarse

Los préstamos de tarjetas de crédito continúan acelerándose, pero otros préstamos al consumo permanecen como el principal motor. El ritmo de crecimiento anual en los préstamos de tarjetas de crédito fue cerca de 11% en marzo,  contra 9% en diciembre y 6.2% en septiembre. Como resultado, la contribución de las tarjetas de crédito al crecimiento total de los préstamos al consumo continuó acelerándose.

Sin embargo,  el ritmo de crecimiento de otros préstamos al consumo se ha estabilizado a  niveles muy altos (38.7% en marzo, 42% en diciembre y 40.4% en septiembre). Esto en parte explica por qué el crecimiento del crédito al consumo ha seguido una tendencia lateral en los últimos meses. Hay que recordar que estos préstamos incluyen préstamos personales y préstamos vinculados a nóminas, lo que facilita que los bancos se cubran contra impagos, en contraste con las tarjetas de crédito. Prevemos que los bancos comerciales mantengan esta estrategia, lo que mantendrá este tipo de crédito como un determinante importante de la demanda doméstica.

El crédito en el sector de la construcción permanece  bajo

De los préstamos corporativos otorgados por los bancos comerciales, el ritmo de aquellos destinados a compañías de construcción se moderó después de la crisis y ha permanecido bajo desde ese entonces. En nuestra opinión, esto ha tenido un impacto en la actividad. Hay que recordar que a pesar de alguna mejoría, la construcción privada permanece por debajo de los niveles previos a la crisis (ver North-South divide) y la inversión en el sector  ha decrecido  en el margen (-2.5% mes a mes en febrero).

Pensamos que las propuestas de los candidatos presidenciales para mejorar el papel de la banca de desarrollo será un buen augurio para el sector, si es que se implementa. Hay que notar que la contribución del crédito otorgado por los bancos de desarrollo a compañías de construcción ha sido constante pero moderado después de la crisis,  si bien desde diciembre de 2011 ha excedido la contribución del crédito por parte de los bancos comerciales.

… en medio de una contracción del crédito para el sector de desarrolladores de vivienda

El crédito en el sector de la construcción muestra un camino divergente. Al momento de analizar los datos de crédito a compañías de construcción, notamos que el crédito a los  desarrolladores de vivienda se ha venido contrayendo desde el tercer trimestre de 2009, lo que contrasta con el ritmo resiliente del crecimiento del crédito a la vivienda. Esto podría estar reflejando algunos problemas de oferta después de la crisis. Hay que recordar que las Sofoles (Sociedades Financieras de Objeto Limitado), eran fuertes participantes en el mercado del crédito a la vivienda. Sin embargo, las Sofoles fueron afectadas por la contracción del crédito después de la crisis, debido a que no podían atraer depósitos del público, a diferencia de los bancos comerciales.

En contraste, el crédito a la vivienda ha  aumentado de manera moderada; por ejemplo, las tasas de crecimiento en los préstamos a vivienda dentro de los sectores de medios y altos ingresos han sido mayores a 5% durante los últimos tres meses, niveles no vistos desde junio de 2009.

El crédito impulsado por la demanda continuará creciendo

Dada la holgura en el mercado del crédito, pensamos que hay bastante espacio para que el crédito de los bancos comerciales continúe creciendo sin presionar a las tasas de interés, o sin moverse considerablemente hacia créditos de alto riesgo. En la mayoría de los segmentos la demanda del crédito parece ser el principal motor del crédito, por lo que prevemos fuertes tasas de crecimiento para el resto de la primera mitad del año. Sin embargo, es probable que el ritmo se desacelere en la segunda mitad del año debido a que la desaceleración en Estados Unidos afectará a la economía mexicana.

Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México Bank of America Merril Lynch

2 thoughts on “El crédito aún tiene espacio para crecer

Deja un comentario