Sólo grandes empresas se benefician de tratados de libre comercio: UNAM

El 80% de las ventas externas de México son productos manufacturados por empresas transnacionales, ello por un modelo de monopolio que impide a las PyMEs crecer hacia el exterior y obstaculizan que nuestra nación sea exportadora no transnacional.

Lo anterior fue afirmado por Arturo Ortiz Wadgymar, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM, quien señaló que si bien las PyMEs tienen los elementos técnicos y conocen la logística, son las grandes empresas corporativas las que se benefician de los tratados de libre comercio. “No pueden considerarse transacciones nacionales, sino negocios entre compañías que asientan movimientos de capital, al importar parte de los insumos, ensamblarlos y regresarlos al exterior”.

Además de que el actual modelo no es favorable para las empresas pequeñas, el panorama de recesión global dificulta todavía más su acción pues como explicó, todas las economías están aplicando restricciones más severas al intercambio, “ante el proteccionismo desbordado y una competencia mundial más agresiva, México tendría que aplicar alzas arancelarias, solicitar permisos previos de importación y prohibir la entrada de ciertos productos; un país que no se proteja, tendrá más problemas”.

El catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) afirmó que será cada vez más difícil exportar, “sin embargo, el país se empecina en firmar tratados, como el más reciente con Perú. No se entiende que viene un periodo proteccionista”, sostuvo.

Por su parte, Joaquín Flores Paredes, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuatitlán, consideró que las posibilidades de las pequeñas y medianas empresas son limitadas, pero el negocio no está anulado. “Los productores de aguacate de Michoacán, a través de alianzas estratégicas con los importadores de la Unión Americana, penetraron con éxito en el mercado del vecino país del norte”.

Explicó que las pequeñas empresas tienen buenas oportunidades de exportación su se centran en mercancías que no compiten con los productores de territorios desarrollados, como ejemplo señaló la joyería, artesanías, muebles, artículos agrícolas, entre otros.

Recomendó cuidar aspectos de logística vigilar que los productos lleguen sin deterioro de calidad a su destino, entregar a tiempo, cumplir los compromisos adquiridos en la transacción, y establecer los mecanismos que aseguren el cobro, a través de los medios de pago internacionales.

“Es indispensable que la exportación de primera vez sea la que abra brecha, y pensar que si el producto cumplió las expectativas del comprador, las posibilidades de exportar se incrementarán”, finalizó.

Ariadna Cruz

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”_IHZ-9eNdDo”]

Deja un comentario