EKOLOGI: Microempresarios de éxito

Si son las microempresas quienes mantienen la economía de este país, se vuelve urgente promover en los jóvenes el espíritu emprendedor. Universidades como UNITEC lo están haciendo, con resultados positivos. Tal es el caso de EKOLOGI, una microempresa creada por estudiantes, que ya es triunfadora.

EKOLOGI es una empresa que busca aprovechar los residuos orgánicos, que representan el 53% de la totalidad de basura generada a nivel mundial, como una materia prima potencial para obtener biofertilizantes, productos que son generados por medio de biodigestores, una tecnología limpia, eficiente y de bajo costo.

Un biofertilizante es más eficaz que cualquier fertilizante químico, debido a que genera una mayor producción agrícola, aporta mayor cantidad de nutrientes en el campo y tiene la capacidad de ser usado en cualquier sitio “verde”, desde un jardín, una planta, hasta un parque o una azotea verde. La empresa basa sus procesos de producción y operaciones en esquemas sustentables, de tal manera que los biodigestores, usados para la generación de su principal producto, son totalmente ecológicos, ya que no necesitan de insumos como gas, electricidad o combustible.

Con todos estos antecedentes, los jóvenes que conforman esta microempresa participaron en el “Premio Global al Emprendimiento James McGuire”, otorgado por el Laureate International Universities. Para lograrlo contaron con el apoyo de la Incubadora de Negocios de la Universidad Tecnológica de México (UNITEC).

“EKOLOGI, es un proyecto enfocado en el desarrollo de Biofertilizantes aptos para todo tipo de uso por medio de Biodisgestores que no dañan el medio ambiente. La innovación de este proyecto y el apoyo de la UNITEC han sido dos factores clave que no sólo nos han permitido llegar a este punto, sino que además nos ha dado la oportunidad de innovar en el mundo de los negocios y participar en diversos eventos organizados por la Secretaría de Economía de nuestro país”, finalizó Adrián Villa Santiago, director del proyecto EKOLOGI.

Redacción

Deja un comentario