Industria farmacéutica fortalecería a la economía mexicana y su entorno empresarial


Si bien la industria farmacéutica ha enfrentado diversos retos en los últimos años, muchos de ellos asociados a los cambios en la población, que está presentando nuevas enfermedades, tanto degenerativas como crónicas, se trata de uno de los sectores económicos más importantes del país.

En dicho contexto, “este sector tiene grandes oportunidades de desarrollo que lo pueden llevar a fortalecer su rol como motor de crecimiento de la economía nacional, sobre todo si basan sus estrategias en propuestas que faciliten la accesibilidad a servicios de salud y medicamentos de calidad”, indicó Gema Moreno, Socia Líder de la Industria de Ciencias de la Vida y Cuidado de la Salud de Deloitte México.

Datos oficiales indican que actualmente la industria farmacéutica en México ocupa el segundo lugar en el sector industrial del país, después de la automotriz. En adición, ha registrado un ritmo de crecimiento de 4.8% durante el último año, más alto que el del Producto Interno Bruto (PIB) del país, sustentado en una producción promedio de alrededor de 30 mil millones de pesos y la generación de más de 400 mil empleos directos e indirectos.

Otra área de oportunidad para la industria radica en la accesibilidad a los servicios de salud con el Seguro Popular, cuya cobertura poblacional se calcula en 89%. Sin embargo, hay mucho por hacer.

De acuerdo con el estudio “Consumidores de servicios de salud en México 2011”, desarrollado por la firma, aspectos como los tiempos de atención o espera, representan la mayor queja de los consumidores con 74% de menciones, seguido de la disponibilidad de los medicamentos con 52%, lo cual refleja que la infraestructura actual aún es insuficiente.

En este contexto, “la industria farmacéutica cuenta con enormes posibilidades, porque ha demostrado tener la capacidad de adecuarse y ser flexible respecto a las necesidades de la población y los consumidores finales, a quienes se les escucha más y pide retroalimentación sobre el entendimiento correcto de su tratamiento y cuidar mejor de sí mismo, por ejemplo con equipos de auto-monitoreo, todo con la intención de ofrecer una atención oportuna, accesible y económica a los pacientes”, agregó Gema Moreno.

Uno de los retos más relevantes a los que se ha adaptado la industria es, sin duda, el vencimiento de patentes, ante lo cual han adoptado acciones concretas, como incursionar en el ámbito de los genéricos, así como robustecer el pipeline de moléculas a punto de ser liberadas este año por parte de FDA. Otro, sin duda, es la mayor demanda de la población por los servicios de salud y, un tercero es educar a los ciudadanos para que contribuyan a cuidarse a sí mismos a través de una cultura de prevención, y optimicen su uso de los medios de información.

Coordinar a todos los actores del sector gobierno para lograr las reformas estructurales y políticas que se necesitan para lograr que México se convierta en el centro tecnológico de innovación y desarrollo para toda Latinoamérica en la industria farmacéutica es fundamental para lograrlo.

Fernando Heredia

Deja un comentario