Redefine tu pitch una y otra vez…

Por: María Fernanda Ramírez Castillo, Relaciones Públicas en Angel Ventures México

El Pitch se refiere a la presentación verbal y en ocasiones también visual de tu proyecto ante posibles inversionistas o posibles futuros clientes, es por eso que debe de ser TAN pero TAN bueno que con el simple hecho de platicarlo seas capaz de vender y transmitir la idea del negocio, hasta enamorarlos y convencerlos que es “EL NEGOCIO”.

Para poder lograr un buen pitch puedes seguir los siguientes consejos:

1)      Empieza buscando diferentes enfoques para tu Pitch. Cada persona juega un rol diferente para tu negocio, ya que este puede ser considerado como un potencial inversionista, un Coach, Socio, Cliente, Consejero… dependiendo el rol que cada uno de estos personajes juegue y represente, este debe de destacar las principales necesidades e intereses que tu proyecto pueda representar para ellos.

2)      ¡Platica tu idea! Hay muchas personas que prefieren guardar su idea de negocio hasta la muerte, por miedo a que se las roben, pero empecemos por esto: Si tu idea es tan fácil de robar que con el simple hecho de platicarlo corre peligro, entonces no es una gran idea de negocio. El practicar tu Pitch con todas las personas que estén interesados en escucharte (y claro, que te interese escuchar su opinión) puede ayudar a recibir una mejor y más amplia retroalimentación.

3)      Observa la reacción de las personas. Es muy importante la expresión facial que hacen las personas al momento que les platicas tu idea de negocio. ¿Están sorprendidos?, ¿anonadados?, ¿incrédulos?, ¿felices?, ¿confundidos?, ¿aburridos?, ¿interesados?, ¿te preguntan más cosas acerca del proyecto? Según la reacción que produzcas en la gente podrás darte cuenta si tu Pitch está listo o no, y de no estar listo, podrás identificar qué partes habrá que redefinir hasta que llegue a la perfección.

4)      ¿Estás describiendo a la perfección tu negocio? Mientras cambias y redefines tu Pitch una y otra vez, asegúrate de que no estés cambiando también la idea de tu negocio una y otra vez. Puede ser que con tanto cambio exageres un poco más de lo que realmente es o te vayas hacia otro lado totalmente, así que, por más que cambies tu Pitch, asegúrate que solo sea en la manera de decirlo y no en proponer un negocio completamente nuevo.

5)      Sigue el método científico. Si ves que el Pitch por fin después de tanto cambio ya te funcionó, vuélvelo a intentar y sigue probando el mismo enfoque para asegurar que este funciona una y otra vez.

Deja un comentario