Factura electrónica: alternativas para microempresarios

A más tardar el 1 de enero de 2013 todos los contribuyentes deberemos estar facturando con alguna de las dos modalidades que el SAT ha definido: factura electrónica (CFDI) o factura en papel con código de barras bidimiensional (CBB). En opinión de los expertos, es mejor no esperar y realizar el trámite lo más pronto posible.

Edgardo Martínez, director comercial de Aspel, comenta que ambos esquemas tienen ventajas y repercusiones en el negocio para los microempresarios.

En el caso de CFDI o factura electrónica:

  • Ventajas: mejor percepción de los clientes, mayor seguridad en el proceso de facturación.
  • Desventajas: inversión necesaria en la adquisición de tecnología si es que aún no la tienen.

En el caso de CBB o factura en papel con código de barras bidimensional:

  • Ventajas: no hay que cambiar de procesos, no hay modificaciones en la forma en que se viene facturando.
  • Puede haber riesgos graves de falsificación o dupliquen los códigos, lo que acarrearía problemas legales.

“No hay que perder de vista que estamos en periodo de transición entre el uso de la factura en papel y el uso generalizado de factura electrónica, así lo marca la ley”, explica el ejecutivo. Además hace dos recomendaciones, cualquiera que sea el método que el contribuyente elija para continuar facturando:

  1. Lo más recomendable es controlar todo el proceso en una aplicación, incluso si optan por CBB. Existen muchas alternativas, incluyendo algunas gratuitas para facturación electrónica en la página del SAT.
  2. Hacer el trámite lo más pronto posible: de cualquier manera habrá que hacerlo de manera forzosa, y es un proceso que tarda por lo menos semana y media, por lo que lo mejor es no esperar hasta el último minuto para ejecutarlo.

El ejecutivo también recordó que Aspel tiene diversas soluciones a la medida, incluyendo Factur-e, un software que sirve para emitir y controlar comprobantes fiscales sin importar el tamaño de la empresa o la operación del contribuyente, y que puede incluso adquirirse en modalidad de renta por $75.00 al mes, más el costo del timbrado digital en caso de que se opte por factura electrónica.

Itzel Castellanos


One thought on “Factura electrónica: alternativas para microempresarios

Deja un comentario