Familia Laboral: concepto para mejorar productividad

Con el fin de mejorar la productividad en las empresas, es muy importante fomentar primero la colaboración. Y para lograrlo, el autor Oscar Rodríguez creó el concepto de “familia laboral”, que algunas PyME mexicanas podrían aprovechar en el trabajo diario.

El autor, quien actualmente es director de recursos humanos de El Palacio de Hierro, define a la familia laboral como el grupo de personas que son nuestros compañeros de trabajo, y que son con quienes pasamos más tiempo despiertos. “Ellos son tu familia laboral, desde el punto de vista de unión, colaboración y logro de metas comunes; convives con ellos más de ocho horas diarias. Compartes conocimientos, recursos y objetivos. Por eso aplicamos la palabra familia”.

El autor también explica que, dado el significado de la palabra, es muy importante tener claros los distintos tipos de familias que pueden existir. En su concepción, existe la familia consanguínea: padres, hijos, esposa, etc.; y la familia social, el grupo de amigos con quienes tienes una amistad. La importancia de hacer esta distinción radica en que es muy importante tener claros los límites entre lo personal y lo laboral, y aplicar el concepto únicamente en lo referente a la colaboración y trabajo en equipo.

“Por supuesto no podemos aplicar lo mismo que en la familia consanguínea, una relación sentimental, eso no aplica. La pared del concepto está determinada por tu lugar de trabajo: logro de metas comunes, crecimiento personal y profesional, etc”. El autor explica también que el concepto debe venir desde la cabeza de la empresa, el dueño de la compañía, quien verá algunos beneficios como:

  • Convertirse en un verdadero líder para los colaboradores.
  • Ser un promotor confiable del logro de las metas de la empresa.
  • Habrá un ambiente de colaboración donde todos ganan
  • Se generará una atmósfera que propicie el reconocimiento del trabajo en equipo y la aportación de cada individuo en el equipo.

El líder debe ser un modelador del concepto: debo tratar a mis colaboradores como personas, no como un número de activo fijo o empleado. Si le doy la información que necesita, le doy las herramientas y le facilito las condiciones de trabajo, además de hacerlo sentir que está en su casa, seguramente se sentirá acogido y trabajará mejor”, concluye el experto.

Todo esto se refleja en el libro “Familia Laboral” donde diferentes empresarios hablan de cómo han aplicado el concepto con muy buenos resultados en sus propias compañías.

Itzel Castellanos


Deja un comentario