Tecnología impulsa la tercera revolución industrial

El impacto de la automatización, la computación, la robótica y el desarrollo de las telecomunicaciones ha desencadenado según la OIT (Organización Internacional del Trabajo)  la tercera revolución industrial, por su impacto en los esquemas laborales tradicionales, aunque también debe aprovecharse la experiencia y conocimiento de todas las generaciones.

De acuerdo con el texto El mundo del trabajo. Una estructura en terrenos movedizos, publicado por el E-Journal de la Facultad de Economía de la UNAM: “La naturaleza de las empresas de vanguardia se transforma en todo el mundo […] En ese entorno se demanda de manera creciente un nuevo perfil de trabajadores. Los sectores de producción y de servicios modernos exigen: aptitud para el trabajo en equipo, facilidad de comunicación, de interpretación de códigos, capacidad para resolver problemas nuevos en organizaciones “moldeables” que demandan habilidades múltiples y aprendizaje continuo. La carrera de toda una vida dentro de una empresa es algo ya inusual.”

Actualmente, los espacios de trabajo viven una diversidad en la que conviven cinco generaciones de trabajadores con capacidades y expectativas distintas.

Para abordar exitosamente los cambios que nuestro mundo exige en materia laboral, es recomendable conocer lo que motiva y caracteriza a estos actores laborales. Monster.com.mx comparte algunas de las características y expectativas de las generaciones que actualmente conviven en el trabajo:

•       Seniors o veteranos (mayores de 66 años). Estos trabajadores cuentan con madurez y gran cantidad de conocimientos que les permiten dominar sus actividades dentro de la empresa. Se caracterizan por mostrar una gran dedicación al trabajo y, al ser común que tengan ya varios años dentro de una empresa, muestran un profundo sentimiento de lealtad hacia ella. Esperan el retiro para poder disfrutar de su “vida personal”

•       Baby-boomers (47-65 años). Procuran apoyar a las personas jóvenes en el trabajo, compartiendo el conocimiento que tienen sobre la dinámica de trabajo. En su mayoría, se caracterizan por responsables y poco preocupados por balancear su vida personal y profesional. Presentan alto nivel de compromiso con la institución en que laboran y les interesa actualizarse para mejorar el trabajo que realizan.

•       Generación X (34-46 años). Cuentan con experiencia y han desarrollado buen nivel de responsabilidad sobre sus actividades. Se caracterizan por atravesar un momento personal y familiar tal que los motiva cuidar su trabajo y balancearlo con la vida personal. Dada su influencia cultural se preocupan más por ofrecer resultados útiles en el trabajo que por seguir procesos o protocolos establecidos.

•       Generación Y (20-33 años). Se caracterizan por tener ideas innovadoras, mucha energía y se encuentran actualizados tecnológicamente. Disfrutar de su trabajo y balancearlo con la vida personal es muy importante para ellos, por ello les resultan muy atractivas ofertas laborales que incluyan la posibilidad de trabajar medio tiempo o desde casa (home-office). Tienden a cambiar de trabajo con cierta regularidad.

•       Generación Z (16-19 años). Se caracterizan por estar muy ligados a la tecnología, desde muy pequeños han utilizado DVD, Internet, teléfonos celulares, reproductores MP3 y Redes Sociales. En su mayoría, su incorporación al mercado laboral se debe a que ya tienen la edad necesaria para trabajar pero aún les falta madurez. Se rigen por una filosofía de “Trabajar para vivir, y no vivir para trabajar” y estarán dispuestos a tener más de un empleo.

Tener conciencia de lo que caracteriza y motiva a los trabajadores con los que convivimos diariamente como compañeros, subordinados o prestadores de algún servicio es muy útil si aprendemos a capitalizar la información.

Redacción

Deja un comentario