¿Tienes una marca? ¡Regístrala!

Si vas iniciando una empresa con un producto o servicio novedoso, es muy importante registrar la marca lo más pronto posible, asesorarte con un profesionista especializado en el tema, y mantener la información en estricta confidencialidad para no tener sobresaltos en el futuro.

En voz de Anthua Ramírez, de Álvarez de Lucio, hay algunas cosas que las microempresas pueden hacer para protegerse:

  • No compartas la información de la marca, el producto o el servicio ni siquiera con empleados de toda tu confianza; ha habido casos de empresas que dejan el tema en manos que parecían confiables, y luego no pueden registrar sus propios productos.
  • Hacer estudios de registrabilidad; pasa muy seguido que algunas personas realizan el trabajo para la marca y el problema llega cuando el IMPI les manda un oficio para decirle que esa marca ya existe o porque faltó algo en el formato.
  • Asesorarse del profesional que realice estos trámites, pues no cualquier abogado tiene el conocimiento para realizar el trámite.
  • Contempla el tiempo que tardará el trámite; en México tarda seis meses el registro y a pesar de que podamos pensar que es excesivo, es realmente muy corto. En Brasil, por ejemplo, tardas cinco años en registrar una marca.
  • Piensa que los costos por honorarios de abogados no son muy altos comparados con el estándar internacional, y contempla que es una inversión, no un gasto.
  • Una vez con la solicitud en trámite, podemos comenzar a utilizar la marca sin problema, siempre y cuando tengamos el estudio donde nos digan que sí se puede usar porque sí se puede obtener la marca.
  • Hay que usar la marca en la misma forma en que está registrada; es una forma de acercarnos a consumidores y clientes. Una marca se registra para usarla pues si vamos a tener el título de registro en un cajón, en tres años la marca puede caducar.
  • Piensa que usar esta marca te ayudará a que tus consumidores te identifiquen en el mercado para tener capital y ganancias para nuestra empresa.

“Es muy importante que realicen este trámite, que se asesoren de personas especializadas, no cualquier abogado lo puede hacer. Llegan a nosotros cuando ya invirtieron 15 mil, 20 mil pesos y todavía no tienen nada. Lo más importante es realizar este trámite para tener un empresa bien registrada y protegida”, concluyó Anthua Ramírez, de Álvarez Delucio.

Álvarez Delucio forma parte de nuestro círculo de consultores

Deja un comentario