¿Qué aumentos debes ofrecer en 2013?

Se acerca el fin de año y te estás preguntando si deberás ofrecer a tus empleados un aumento de sueldo. Más allá de una decisión que deberás tomar con base en el estado financiero de tu empresa, debes considerar también el mercado en el que te encuentras, pues de no ajustarte puedes perder a tu talento y dejar de ser atractivo laboralmente.

De acuerdo con un reporte de Hay Group, empresa de consultoría gerencial y directiva, el crecimiento promedio de los salarios en 2013 será de entre 4.5% y 5%, cifra por encima de inflación proyectada de 3.9%.

La consultora destacó que durante el 2012 se registró un crecimiento en los salarios, pero no de las prestaciones, para 2013 estiman que la creciente inflación ejercerá una presión significativa en las negociaciones salariales, por lo que 70% de las empresas ya consideran aplicar ajustes.

En ese sentido, el nivel jerárquico donde se identifica un mayor aumento es justamente aquel donde se registra la tasa de desempleo más alta: el nivel operativo, con 5.1%.

“El incremento en el precio de los bienes de consumo impacta el poder adquisitivo de las personas, lo que llevará a las organizaciones a reconsiderar los montos de incrementos salariales ya otorgados en la primera mitad del año”, señaló Gustavo Tavares, Director de Servicios de Información de Hay Group México.

Si consideras que tu empresa no está preparada para hacer frente a alzas salariales no tienes porque quedarte con el descontento de tus empleados, busca la manera de subsanar esta situación, por ejemplo a través de compensaciones basadas en el desempeño individual del empleado, lo cual además será un aliciente para mejorar su productividad.

Toma en cuenta estas consideraciones en especial si deseas retener a tu personal, siendo todavía más importante conservar al especializado, y es que casi el 50% de las organizaciones encuestadas reporta haber tenido dificultad al momento de atraer esta clase trabajadores siendo uno de los problemas más comunes la falta de políticas de compensación.

Ariadna Cruz

Deja un comentario