El decálogo del buen emprendedor en franquicia

Comprar una franquicia es una de las fórmulas de autoempleo más seguras en momentos de incertidumbre empresarial, sin embargo no es suficiente una probada estrategia de negocios, el emprendedor debe tener el perfil adecuado para alcanzar el éxito de su nueva organización, aquí están algunos puntos a considerar para que eso suceda.

MundoFranquicia consulting propone el siguiente Decálogo del buen emprendedor en franquicia:

  1. Conoce las características de un acuerdo de franquicia pues adquirir la condición de empresario franquiciado exige un conocimiento previo de este tipo de relación comercial y de las obligaciones que representa en la explotación y gestión de un nuevo negocio.
  2. Evalúa previamente sus cualidades y aptitudes. Todo empresario que se plantee la franquicia como sistema para la creación y puesta en marcha de un nuevo negocio tiene que autoanalizar sus aptitudes personales y grado de cualificación profesional.
  3. Analiza tu capacidad de inversión. La adquisición de una franquicia supone para el franquiciado hacer frente a unas inversiones previamente establecidas, lo que requiere la disponibilidad de los fondos necesarios para ello. Este factor acotará las posibles alternativas de negocio a las que optar y guiará el proceso de búsqueda de financiación.
  4. Selecciona el sector de actividad e identifica una alternativa de negocio. Son muchos los sectores que emplean la franquicia como fórmula de expansión empresarial y por lo tanto muy diversas las posibilidades de selección. Es necesario concretar el segmento de actividad en el que desarrollar un negocio, tomando como punto de partida aquel con el que exista algún tipo de afinidad o identificación.
  5. Obtén información detallada de las franquicias elegidas. Las leyes protegen los derechos de información de todo potencial franquiciado, por lo que conocer el tipo de datos que se pueden solicitar al franquiciador se convierte en un aspecto esencial para optar por la alternativa más adecuada.
  6. Realiza un análisis detallado de cada propuesta de franquicia. Para cada una de las opciones de negocio seleccionadas hay que realizar un estudio en el que basar la decisión final. Para ello es preciso analizar el mercado, el concepto de negocio, la experiencia del franquiciador y el tipo de asociación propuesta.
  7. Busca asesoramiento profesional. Para ampliar la información obtenida y contrastar conclusiones. Su soporte será de gran valor en aspectos jurídicos, conceptuales y en la valoración de la viabilidad económica del proyecto.
  8. Analiza el mercado de implantación. Es importante prever los resultados de la explotación en el mercado en el que se va a desarrollar la actividad, prestando especial atención al potencial de demanda, al dimensionamiento del mercado, a las empresas competidoras y sus propuestas de negocio, así como a zonas preferentes de apertura.
  9. Constata la veracidad de la información con otros franquiciados de la cadena. Conversar con actuales franquiciados y contar con el asesoramiento de un especialista, permitirá obtener una información adicional de gran relevancia que probablemente no aparezca en ningún documento informativo. Servirá además para comprobar la veracidad y solvencia del proyecto.
  10. Contar con asistencia profesional en la negociación y firma para dar respuesta a las dudas que puedan surgir en el transcurso de las conversaciones con la central y en la firma del contrato, es importante contar con el respaldo de un consultor especializado, capaz de resolver cualquier cuestión.

Ariadna Cruz

También podría interesarte:

¿La franquicia es para ti?

Deja un comentario