Un conflicto en la empresa puede ser un trampolín al cambio

En toda organización el factor humano es la materia prima principal con la cual las empresas crecen a ritmos agigantados o sufren conflictos por desacuerdos, mismos que  son una situación natural en la interacción social, la diferencia está en su manejo y aprovechamiento como parte de la evolución.


Sin importar el tamaño del conflicto que los hay desde lo básico hasta los muy grandes,  la única solución funcional es la negociación que es proporcional al tiempo y  está sujeta a la voluntad de las partes  para llegar a una conciliación. Con dicho término  la empresa sigue produciendo y alcanzando sus objetivos, lo que a su vez genera ganancias, nuevas o diferentes oportunidades y beneficios para los integrantes de la misma, e incluso de la sociedad.

Los cambios que surjan de un problema pueden impulsar el proceso de maduración de la empresa. Por lo tanto, el aprovechamiento de los desacuerdos suele ser muy benéfico para las personas y las organizaciones.

Para Ericka Castillo, Gerente de Human Capital Solutions de Adecco México es conveniente pensar en el bien superior al desencuentro. Pensemos en los beneficios que alcanzaremos como grupo empresarial si logramos salir del bache. Sin duda, la solución de los conflictos en la empresa representa la posibilidad de conocernos mejor como personas y aprender a trabajar en conjunto.

Es inevitable que los conflictos desaparezcan o no existan siempre que haya personas de por medio, por ello los canales de comunicación son básicos en materia de prevención. En la medida en que su personal entienda a la organización, sus valores y objetivos, será mucho más sencillo para ellos asumir sus responsabilidades. Si por el contrario, en su corporativo la gente se siente aislada y no tiene certeza de lo que sucede en la organización, es muy probable que esa situación genere conflictos.

Fernando Heredia

Deja un comentario