5 Claves en el éxito de la comunicación comercial de empresas

En la gran cantidad de información que circula por la red, en periódicos y revistas especializadas y demás, encontré un término publicitario que me caló en las ideas, las “lovemarks”, esas marcas que todos quisieran poseer, hoy día; “Apple”, “Google” o “Coca Cola”, un concepto que dice que debemos lograr, como empresas, que nuestras marcas sean amadas por los consumidores, ya no solo deseadas, como lo hacíamos antes con aquello del factor aspiracional de la mayoría de los consumidores, ahora debemos ponerlas a su alcance o simplemente, siguiendo las reglas de Al Ries, crear una marca para cada segmento o romper el monopolio de los grandes, con la creación de categorías, si no soy el primero, entonces crearé la forma de ser el primero.

Entre toda esta información de marketing y publicidad, que puede llegar a ser demasiado técnica o compleja, entre autores y demás; me permití hacer un resumen de lo que considero la simplicidad del amor a una marca, aplica para otras cosas también y si por ahí existe un Casanova en ciernes, espero que también le sea de utilidad.

El uso del “Ya te…” es propositivo, “YA” es tiempo verbal en este caso, significa que se hace en el momento inmediato la acción. Haciendo alusión a una campaña de publicidad de un banco, vieja para la mayoría, pero trascendental en mi carrera profesional, el “momentito…” que hace esperar al cliente, se acabo hace mucho; o respondemos de inmediato o habrá muchos otros que lo hagan, la competencia es fuerte y directa. El “TE” hace alusión al cliente de manera directa, lo involucra verbalmente y lo hace partícipe de la acción.

1.- Ya te escucho. En las realidades de los consumidores actuales y contrapuesto con el marketing anterior, en el cual nosotros desarrollábamos los productos y generábamos una avalancha de información hacia el consumidor, empujando el producto a través del mercado y entre los consumidores; hoy día tenemos que acercarnos previo al producto y preguntarle ¿qué quieres?, ¿cómo te gusta?, ¿para qué lo quieres?, ¿quién eres?, ¿cuándo lo quieres y en donde?

Esto genera por lo menos la percepción de escucha y digo por lo menos, porque la percepción de un consumidor frente a una marca es permanente, es decir, siempre generaremos imágenes mentales asociadas a un concepto, de nuestra marca o producto, buena o mala ese es el chiste de este artículo.

Escuchar aplica señoras y señores, para todo, obtener información es trascendental para poder comprender al mundo y por supuesto a nuestro comprador o consumidor.

2.- Ya te entiendo. No solo es oír al cliente, es escucharlo y entender que es lo que busca en nosotros como marca o empresa. El escucha de la primera parte es ahora el buscar específicamente, entender claramente qué es lo que quiere el consumidor, el ejemplo del color o el sabor es lo más sencillo y complejo a la vez, el decir rojo, no es lo mismo rojo rubí para los diseñadores o magenta, que decir “rojo coca” para el consumidor, el decir que sabe “como a chocolate”, no es lo mismo que decir que es sabor de cocoa intenso, para el publicista o mercadólogo. Entender al consumidor es trascendental, porque así nuestras propuestas son lo más cercanos a cubrir el target o mercado especifico, o simplemente ser un “genérico” mas.

3.- Ya te atiendo. Es un formato simple y llano, escuchamos entendemos y entonces atendemos, lo que le ofrecemos al cliente es lo más cercano a su ideal, aquello que nos pidió, lo más perfecto, claro en la perspectiva del cliente, que le da lugar al deseo de obtenerlo y de consumirlo, consumidor y comprador convergen gracias a esta clave, te doy servicio, simple sencillo, claro, te doy lo que quieres y como lo quieres, donde lo quieres.

4.– Ya te entretengo. Hoy día el consumidor no solo que el producto le entregue el satisfactor básico planteado por la necesidad resuelta, también está buscando el proceso completo de entretenimiento, la experiencia de compra, el empaque, el desempaque, el armado, el uso y el disfrute; tenemos que diseñar el proceso completo para logar entretener al cliente.

5.- Ya te tengo. Simple y llanamente, si cubro todo lo anterior entonces aplico el caló en ingles, “gotcha”, alocución del “got you” y que aplica cuando ya están con nosotros irremediablemente y en ese momento, “YA” significa ahora. Está en manos de las marcas y empresas generar este proceso de forma continua, mas la herramientas de 360 grados, el mantener al cliente, desarrollar al mercado, hacer nuevos clientes, fidelizarlos, construir identidad, etc.

Pero considero que si se logran hacer estas claves de forma continua, el mismo cliente se mantendrá fiel por gusto propio.

Mtro. Felipe Augusto Torre
s

felipeaugustot@gmail.com

@PhillipeTours

Deja un comentario