4 errores de las dietas

Una   investigación  realizada por el Médico Bariatra, David Montalvo , Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, A.C. (CMB) en un grupo de 236 personas adultas con obesidad  que acudieron a consulta privada de orientación de Bariatría Clínica y nutricional, el 95% de las personas que fracasan al realizar una dieta de reducción, fallan porque no eligen el método adecuado a sus necesidades y los resultados no son satisfactorios o simplemente porque no tienen la suficiente fuerza de voluntad para continuar con la dieta.

Entre las personas encuestadas que no lograron sus objetivos, indica el especialista, se identificaron cuatro formas de fracaso en el tratamiento dietético, a saber:


1. Error en el tipo de tratamiento. La atención de un especialista es fundamental para identificar  el nivel de obesidad y posibles problemas médicos que pudieran influir en el metabolismo de cada paciente: “Al conocer a las personas fisiológicamente y calcular su índice de masa corporal, la cantidad de masa grasa, la de masa libre de grasa, los médicos bariatras hacemos cálculos tomando en cuenta la combinación química de los alimentos y estableciendo diferentes proporciones entre proteínas, carbohidratos y grasas, ofreciendo un tratamiento personalizado”, señala el Dr. Montalvo Castro.


2. Bajar masa magra y no masa grasa. Un error común al calcular una dieta es tomar en cuenta solo la cantidad total de calorías permitidas por día y repartirlas entre las comidas, sin embargo, el Presidente del CMB considera que las dietas bajas en calorías pueden dar por resultado una pérdida importante de kilos, pero solo se pierde el 30% de grasa y el 70% restante es de músculos y agua: “por lo tanto, son esquemas que provocan un deterioro importante en la masa muscular”.


3. Abandono del paciente. La fuerza de voluntad es difícil de mantener y entre las personas estudiadas, el Médico detectó que las personas le dan mayor importancia a los aspectos socioculturales y ponen como obstáculos los compromisos sociales, el trabajo y la dificultad para preparar alimentos especiales.  “Rompen la dieta por aceptar una invitación social. Al presentar esta actitud es difícil seguir un régimen y los pacientes terminan por frustrarse y abandonar la dieta”.


4. Bajar de peso, dejar el tratamiento y luego volver a subir de peso. Cuando una persona experimenta resultados favorables y llega al peso esperado, suele sentirse satisfecha y ya no continúa con la dieta de mantenimiento. “Al hacerlo, 19% de los pacientes regresan a sus hábitos  anteriores y suelen recuperar o incluso aumentar su peso porque incrementan la cantidad de alimentos que consumen o hacen malas combinaciones de alimentos que favorecen la acumulación de grasa en el organismo“, puntualiza el presidente del Colegio de Bariatría A.C.

La recomendación del  Dr. Montalvo Castro es hacer una correcta selección de la dieta terapéutica de reducción de peso, tomando en cuenta los aspectos socio-culturales de la alimentación de cada paciente, ya que son determinantes para no perder su objetivo: Bajar de peso y no fracasar en el intento.

Redacción pymempresario

Deja un comentario