Asegura los bienes de tu empresa

Los riesgos son muchos, desde un fenómeno natural, hasta un evento desafortunado como un asalto, que ponen en peligro la estabilidad y operación de tu empresa, y aunque en México la cultura de los seguros empresariales no está muy extendida estos pueden salvar a una organización.

Según datos de la encuesta Victimización de Empresas, realizada por el INEGI, el 37.4% de las empresas mexicanas, es decir más de un millón 300 mil, sufrieron durante todo el 2011 por lo menos algún tipo de delito. Entre los principales se ubicaron los actos de corrupción; en segundo, asaltos a mercancía, dinero, insumos o bienes; y en tercero, la extorsión. Los delitos secundarios a los que se enfrentaron fueron fraudes, robo de mercancía en tránsito, robo de accesorios a vehículos; y daños a instalaciones, maquinaria o al equipo.

Esta encuesta también menciona que la pérdida total a consecuencia de estos actos delictivos representó 115.2 mil millones de pesos en todo el país; y en promedio la pérdida por empresa fue de más de 56 mil pesos.

Aguascalientes es el estado que reporta mayor número de delitos en los negocios, seguido por Baja California, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima y Chihuahua; el estado que reporta menor número de estos actos delictivos es Zacatecas y antes Yucatán y Veracruz.

Por lo anterior es que es tan necesario que las organizaciones estén protegidas por un seguro que disminuya los riesgos económicos frente a cualquier eventualidad que se llegara a presentar.

Igal Rubinstein, Director general de Seguros S, señaló al respecto, “es mucho mejor prevenir, que lamentar y en este sentido, el costo de un seguro de este tipo, es mucho más bajo de lo que la gente piensa, sobre todo si se compara con lo que se puede perder en caso de sufrir algún siniestro”.

La importancia de contar con protección está clara, por ello cuando estés en busca de un seguro para tu empresa toma en cuenta las siguientes recomendaciones presentadas por Seguros S.

1.- Haz un ejercicio de reflexión y piensa en todo lo que podrías perder de no contar con un seguro adecuado para tu empresa.

2.- Elabora una lista de las cosas más importante que quieras asegurar. Una característica de este seguro es que puede ser flexible a las necesidades y presupuesto de cada empresa.

3.- Revisa las coberturas que ofrecen las diferentes aseguradoras y compara los productos y los servicios que te ofrece cada compañía. Pregunta por los ajustes que puede presentar tu póliza y consulta todas tus dudas con la aseguradora.

4.- Contrata el seguro que más se adecúe a tus necesidades y guarda tu póliza en algún lugar seguro que puedas recordar y tener a la mano.

5.- El costo dependerá del tipo de negocio que tengas, pero tampoco tomes la decisión con base en el precio, piensa en las necesidades específicas de tu negocio.

Ariadna Cruz

También podría interesarte

Cómo elegir a un asesor financiero

Deja un comentario