Certifícate en gestión de calidad

Tener procesos sólidos y alcanzar los mismos resultados va más allá de consistencia operacional, disminuye las quejas, refleja los problemas y aumenta las utilidades, y la mejor manera de garantizar que se están lograrán estos beneficios es obteniendo una certificación.

Ricardo Ramírez, director  Comercial  de certificación en Applus México, explica que  la ISO 9001:2008, es una certificación de gestión de calidad a través de la cual se alinean los procesos para que sean funcionales y se puedan alcanzar los objetivos de la alta dirección.

El proceso de certificación requiere de indicadores, ya que lo que no es medible no es alcanzable”, señala Ramírez, quien menciona las ventajas de contar con la ISO, “se dejan de cargar gastos de no calidad, como pueden ser duplicación de trabajos, improvisaciones y mermas, esto ocasiona en la mayoría de los casos crecer en un 35% las utilidades, pero no es magia, es debido a  medir y controlar mejor los procesos, evitando quejas de clientes, devoluciones, multas, clausuras, productos defectuosos, además de activos obsoletos y alto desperdicio”.

Si se sigue el proceso el empresario toma el control de los procesos en su negocio pudiendo con ello invertir en una mejor estructura, contar con personal calificado, adquirir mejores materias primas y mejor equipo.

Si deseas certificarte, estos son los pasos a seguir de acuerdo con Applus México:

1.- Deberás contratar los servicios de una consultora que te apoyará a realizar los procedimientos, instructivos de trabajo e indicadores que se solicitan para cada una de las normas. Este proceso varía según el despacho consultor, pero por lo general tarda entre tres y seis meses.

2.- Durante la etapa de implementación desarrollarás un sistema de gestión para analizar tus procesos,  procedimientos, indicadores, formatos y registros. Realizarás también una auditoría interna que te llevará a la  mejora continua.

3.- Al terminar ese proceso, en el caso de Applus México, deberás llenar un cuestionario donde indiques tus datos generales como número de empleados y la descripción de tus productos y servicios, información que servirá para que te informen los días y costos para obtener la ISO.

4.- Puedes acceder a un servicio de preauditoría, es decir un ejercicio que simula la auditoría de certificación en la cual un auditor se presenta en las instalaciones del cliente y realiza una verificación de los principales puntos de la norma a evaluar con el fin de detectar puntos de mejora y elementos que pudieran evitar obtener la certificación.

5.- Cuando tu empresa esté lista deberá pasar primero por una revisión documental en la cual deberás presentar tu manual de gestión y procedimientos así como la emisión de registros, a partir de lo cual se generará un reporte.

6.- Vendrá entonces la evaluación de la implementación. Un auditor realiza una junta de apertura para determinar la manera en que se llevará a cabo la auditoría y las entrevistas al personal involucrado en el sistema de gestión, esto para garantizar que lo puesto en el manual realmente se lleva a cabo. Finalmente indicará en una junta de cierre si la empresa es recomendada o no para la certificación.

7.- Si la empresa cumple con todos los requisitos Applus México realiza una comisión interna en la cual se somete el expediente del cliente para garantizar que no existen elementos que impidan extender el certificado, de no encontrar problemas se procede a la emisión y entrega del certificado mismo que tiene una vigencia de tres años.

8.- Durante el periodo de vigencia se realizan vistas de seguimiento con el fin de evaluar el grado de conformidad que mantiene el sistema de gestión implementado.

Conoce más al respecto de las certificación ISO en www.appluscertification.com

Ariadna Cruz

También podría interesarte

6 elementos de responsabilidad social en tu empresa

Deja un comentario