10 pasos para escoger un socio

Escoger socios no es una tarea fácil pero es necesario hacerla. La forma más sencilla para incluir socios en la constitución legal de tu empresa, es recurrir a algún familiar para cubrir el trámite del número mínimo de socios; sin embargo, no siempre resulta ser la decisión más favorable para el negocio.

Estos son algunos de los errores más comunes al seleccionar socios:

Invitar a un familiar o a un amigo cuando no tienen el interés o las habilidades para ayudarte a desarrollar tu proyecto empresarial.

Cuando las reglas para la toma de decisiones, aportaciones y responsabilidades no son claras.

El socio no aporta ni capital ni trabajo pero espera gozar de los beneficios del proyecto empresarial.

Seleccionar los socios adecuados puede convertirse en una ventaja para tu negocio, ya que su experiencia, visión, entusiasmo, recursos y fuerza de trabajo pueden representar inversión financiera, mejores productos y servicios, métodos de comercialización, alianzas, ventas, etc.

Esto dependerá de cómo se complementan y cómo se organizan. Es importante detenerse a pensar la importancia que pueden tener los socios en el inicio y durante el desarrollo de tu proyecto empresarial; aquí algunas consideraciones para escoger un socio:

1.-Es mi complemento. Esto significa que tiene habilidades, conocimientos y experiencia que  no posees, pero que son importantes para tu proyecto empresarial. De esta forma, cubre tus debilidades y se integra a tus fortalezas.

2.-Es mi aliado. Aquí es importante asegurarse que cree en tu proyecto, pues de esa forma puede compartir el compromiso y la responsabilidad para hacerlo nacer y ayudarlo a crecer.

3.-Es mi contraparte. Esta característica es todo un reto, ya que si cuestiona tus propuestas debe mostrar siempre una actitud constructiva. El principal reto para tí, es tomar sus cuestionamientos como un proceso de enriquecimiento de ideas.

4.-Es flexible y reflexivo. Escucha recomendaciones y propuestas, cediendo cuando la mejor solución se construye a partir de las aportaciones de otros.

5.-Tiene una red de contactos que suma. Todos poseemos una red de contactos que puede ser útil para diferentes propósitos y forma parte de nuestros recursos para asociarnos. Por ello es importante que su red de contactos sume apoyos y multiplique resultados.

6.-Cuenta con recursos que son críticos para el proyecto empresarial. Este es un elemento muy importante de negociación para toda sociedad que incluso condiciona la negociación en la participación accionaria.

7.-Tiene historias de éxito empresarial. Sin duda, esto representa experiencia ya que los éxitos se construyen, no son aleatorios.

8.-Tiene capacidad para automotivarse. Desarrollar un proyecto empresarial implica mantener una visión de éxito y trabajar por ella; el camino puede ser difícil y los apoyos emocionales entre los socios son importantes, ya que permiten encontrar o retomar constantemente los motivos para seguir adelante.

9.-Construye confianza. Con todos los elementos anteriores, se conduce correctamente hacia tí, hacia el proyecto empresarial y hacia la legalidad.

10.-Es objetivo. Esta característica es especialmente importante no solo para tomar decisiones bien analizadas, sino que es aún más relevante cuando se trata de un amigo o familiar, pues si en el futuro existe una eventual separación de la sociedad, su relación personal puede permanecer, conservarse.

En cualquier caso, no olvides que siempre es necesario plasmar los acuerdos por escrito en la inteligencia de que todos los socios esperan que el proyecto empresarial resulte un éxito y que deberán asumir y cumplir compromisos para que ello suceda.

 

Dra. Alejandra Herrera M.

Sendatek, Asesores en Innovación

http://www.sendatek.mx

 

Deja un comentario