6 recomendaciones para no ser una empresa homofóbica

La homofobia conduce a actitudes, conscientes o no, sutiles o abiertas, que evidencian la exclusión de la cual son objeto las personas homosexuales y fomentan las conductas discriminatorias, el rechazo hacia lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, como resultado de una construcción social.

Es decir, la homofobia no se limita sólo a violencia verbal, sino que va más allá, cobijada por la impunidad. La homofobia puede frenarse con el conocimiento y puede erradicarse con la voluntad de las personas e instituciones que tienen la obligación de garantizar la educación y la seguridad para todas las personas.

Recomendaciones que debes considerar a fin de no incurrir en homofobia, misma que pueda limitar el crecimiento profesional de los colaboradores, además de ser sancionada mediante una demanda laboral.

1.-Analiza la composición del consejo de directores, el equipo de líderes ejecutivos y el equipo de trabajo. La igualdad comienza en los niveles más altos de la dirección de la empresa para establecer un ejemplo a los ejecutivos, gerentes y empleados.

2.- Examina la disponibilidad y los tipos de capacitación que ofrecen desarrollo profesional a todos los empleados y, en particular de los grupos llamados vulnerables, que han sido pasadas por alto en los ascensos a niveles más altos en la jerarquía. Implementar opciones de capacitación flexibles para empleados cuyas agendas les impiden participar en actividades de desarrollo profesional debido a problemas de programación. Una solución es ofrecer acceso remoto a cursos en línea.

3.-Revisa las políticas y prácticas de empleo justo de la compañía. Actualiza las políticas sobre acoso sexual y discriminación. Asegúrate de que las políticas organizacionales sean congruentes con las leyes nacionales, federales y locales de empleo. Si tu organización tiene un acuerdo colectivo de negociación, analiza los términos y condiciones del acuerdo para asegurar que respeta las leyes laborales. Determina el nivel de habilidades y capacitación de los empleados del departamento de recursos humanos.

4.-Realiza investigaciones de las políticas de empleador que tratan sobre las necesidades de diversidad e igualdad de género. Explora desarrolla e implementa iniciativas familiares, opciones de cuidado de chicos para los padres que trabajan, subsidios educacionales y paquetes de beneficios amplios que satisfagan las necesidades de las estructuras familiares tradicionales y no tradicionales.

5.-Desarrolla capacitaciones para todos los niveles de gerencia y empleados sobre tópicos como mantener la diversidad e igualdad de género, crear un ambiente de trabajo cooperativo y apreciar la diversidad de talentos, habilidades y capacidades. Promueve la participación individual así como también el aprendizaje experimental a través de ejercicios y grupos de trabajo. Establece objetivos de aprendizaje que se basen en las prácticas y políticas de empleo justo.

6.-Diseña encuestas de opinión para los empleados y entrevistas de salida que junten información sobre las condiciones de trabajo, la visión del empleado sobre la igualdad, las oportunidades de capacitación y las actividades de desarrollo profesional. Desarrolla un plan de acción que ayude a implementar los cambios en función de los resultados de la encuesta. Crea otro formulario que te ayude a analizar y reportar la efectividad de las estrategias de retención.

El ámbito laboral es un espacio de socialización fundamental en la vida de las personas y por tanto el tiempo de trabajo es, por su cotidianidad y por su proximidad, una clave vital para visibilizar, para hacer patente la igualdad con las personas de diversidad sexual.

Adriana Maass, extracto del reporte “Promoting Equality in the Workplace” realizado por la ONU

Deja un comentario