Enseñar también es un negocio

A todos los padres de familia les importa que sus hijos tengan un buen maestro en la escuela del cual puedan aprender, eso mismo fue lo que en 1954, el profesor japonés de matemáticas Toru Kumon deseaba para su hijo Takeshi.

De esta manera, creó un material didáctico autoinstructivo para que las personas estudiaran sin depender de nadie desarrollando autonomía, autoconfianza y la postura de buscar nuevos conocimientos por sí mismos. Estos resultados se difundieron, a tal punto que hoy el método Kumon está presente en los 5 continentes: se aplica en 45 países, en los cuales estudian más de 4,1 millones de alumnos.

Para abarcar tal cantidad de personas se  cuenta con un sistema de franquicias con más de 1800 unidades franquiciadas, con 170 mil alumnos en América del Sur.

Para ser franquiciado, se debe contar con un amplio interés por el área de educación y deseo de trabajar con personas, habilidad para trabajar con niños, jóvenes y adultos, un espíritu emprendedor, formación universitaria en cualquier área, disponibilidad de 3 días por semana y conocimientos básicos de matemáticas y lenguaje.

Para tener una franquicia de Kumon debes:

Asistir a una conferencia de presentación.

Hacer un test de matemáticas y un test de lenguaje (conocimientos básicos).

Tener una entrevista con el coordinador regional.

Evaluar el local donde funcionará la franquicia.

Reunión sobre aspectos legales y administrativos de la franquicia.

Tomar la capacitación como mínimo, 40 horas de entre teórica y práctica. En este período, se le transmite al candidato todo el know-how de orientación y conducción de unidad de Kumon.

Firma del contrato de franquicia e inauguración de la unidad.

La duración mínima del proceso: 90 a 180 días, obteniendo material didáctico exclusivo, incluido en la tasa mensual de royalties, para atender alumnos de todas las edades, asesoramiento completo y constante de parte del equipo de coordinadores pedagógicos, además de acompañamiento constante para el perfeccionamiento del método y para garantizar la buena ejecución del modelo de negocio, acompañado de material publicitario para difundir el Método.

La franquicia de Kumon es una oportunidad para desarrollar un trabajo en el área de educación y obtener un retorno financiero satisfactorio.

Redacción Pymempresario

Deja un comentario