Empresario y papá

Educar a los hijos nunca es tarea fácil, aun cuando estén los dos padres en la casa. Desde el año 2005 el Consejo Nacional de Población (Conapo) publicó que la paternidad sin la figura materna se ha convertido en un sector en crecimiento.

Para el 2000 eran, 1, 371,271 hombres siendo padres solteros por situaciones de migración laboral, viudez, abandono y, principalmente, por divorcio.

Para este sector de la población es fundamental lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida familiar, ya que la familia depende enteramente de ellos pues son el único sustento, tanto económico como moral.

Las tres recomendaciones más frecuentes para lograr este equilibrio son:

1.-Delega en todo, delega en tu familia y delega en tus equipos. En casa procura que cada uno se ocupe de ciertas cosas, en el trabajo lo mismo, no se va a hundir la empresa si no supervisas todo.

2.-Pon tú los límites para cada cosa. Define cuanto tiempo le puedes dar a tu negocio y cuanto a tu familia e incluso puedes tener otro límite para posibles imprevistos en ambos campos y síguelo con firmeza.

3.-Vive el presente. Si en tu negocio estás en el presente tendrás más concentración que te permitirá mayor efectividad y rapidez.

En la familia, si disfrutas de esos momentos que tienes con tus seres queridos sin estar pendiente de lo que dejaste en el trabajo, esos momentos serán de mayor calidad, lo cual favorecerá que tu familia respete mucho más las ausencias causadas por tu trabajo.

Aquí algunas ideas para ser el mejor padre soltero que pueda ser para su familia:

-Cuídate. Preste atención a su cuerpo, su mente, su alma y su espíritu. Si no te cuidas, pones un esfuerzo extra en sus relaciones y en su organismo.

-Demuéstrales a tus hijos que los quieres, tanto con palabras como con acciones.

-Da un buen ejemplo siendo una persona íntegra, de modo que su hijo confíe en ti y pueda imitar su conducta.

-Pasa un tiempo con tu hijo, todos los días,  tu hijo necesita atención para él solo. Dedica un tiempo especial para estar juntos.

-No los malcríes. Los padres que son generosos con los bienes materiales, que dan demasiada libertad y que ofrecen demasiada ayuda no dejan que sus hijos aprendan a equilibrar el privilegio con la responsabilidad.

-Establece límites. Los padres solteros sienten que necesitan compensarse por la ausencia del otro padre y como resultado pueden ser indulgentes con sus hijos.

-No descargues tu ira, tus ansiedades, frustraciones o problemas personales en tu hijo. La ira hace daño físico, emocional y a las relaciones. Mida sus palabras y no lo humille, sino al contrario, estimúlelo. Haz que tu hijo se sienta bien a su lado y que le exprese sus sentimientos.

Recuerda que no existe un padre perfecto.

Redacción con información de  http://www.todoslosninos.net.

Este video puede ser de tu interés

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”Wlze0nGrFpc”]

Deja un comentario