Talentos que marcan la diferencia

Uno de los más grandes retos en cualquier empresa es atraer talento competitivo a su organización, allegarse de gente que marque la diferencia entre los resultados comunes y los sobresalientes.

Generalmente el éxito de las pymes no está basado en algún producto novedoso o único, sino en el servicio e ideas que desarrollan sus colaboradores; desde un administrador que conoce cada centímetro y detalle del manejo del negocio, el vendedor estrella que es capaz de vender cualquier cosa con su carisma, el mesero que con su calidez y trato hace que los clientes siempre busquen la misma mesa para ser atendidos por él o aquel empleado que ante cualquier contingencia siempre acude a trabajar con la mayor disposición y empeño.

Todos establecen una ventaja competitiva en sus empresas, pero ¿estarán con nosotros para siempre?, la respuesta es probablemente no, pero ¿qué es lo que se tiene que hacer para poder retener a esos colaboradores? y que continúen trabajando con nuestro proyecto y no opten por retirarse o peor aún, que se los lleve la competencia.

Existen diversas estrategias que cualquier empresa, sin importar su tamaño puede establecer:

Compromiso: Comparta la Misión y Visión del negocio con sus colaboradores e incluso hágalos participes de los objetivos a corto y largo plazo.

Clima Laboral Favorable: Desarrolle un ambiente laboral, basado en el respeto, la comunicación, la equidad y favorezca ambientes estimulantes entre sus trabajadores.

Capacitación: Establezca procesos permanentes de desarrollo profesional y personal, recuerde que la formación es una inversión de crecimiento que beneficia a todos.

Compensación: Implemente esquemas flexibles de pago que alienten el mantener una productividad constante. Recuerde, un trabajador mal pagado, dará sólo resultados limitados.

Reconocimiento: Establezca esquemas para reconocer a los colaboradores, no todo se trata de dinero, a veces el valorar los logros laborales, pero también profesionales o personales, son importantes para mantener una alta motivación.

Beneficios Únicos: Genere beneficios especiales a sus empleados por el hecho de laborar en su empresa: descuentos, becas, producto gratis o extensión de sus servicios son sólo algunos.

Equilibrio entre Laboral y Personal: Una persona que descansa adecuadamente, que cuida su salud, que pasa tiempo con su familia y que hace ejercicio; tiene más posibilidades de tener un desempeño adecuado y de poder enfrentar los diversos retos laborales.

Valores: Fomente una cultura organizacional de valores, en donde principios básicos como honestidad, fraternidad y servicio sean parte de la cotidianeidad en su lugar de trabajo.

Si bien es muy importante el poder mantener bajos niveles de rotación en la empresa, pues perder el know how de la gente y empezar de nuevo con la curva de aprendizaje, requiere de mucha inversión; recuerde que nadie es indispensable para desarrollar una función, los cambios de personal también son buenos, pues traen ideas frescas y eliminan todo tipo de paradigmas y vicios que pueden tener los colaboradores cuando llevan demasiados años en su puesto.

Un equilibrio adecuado de personal con experiencia y conocimiento de la empresa junto con gente nueva que impulse nuevas ideas, puede conformar una fórmula de éxito.

Lic. Enrique Ramírez

Especialista de la Universidad La Salle, Subdirección de Capital Humano

Deja un comentario