¿Un vendedor nace o se hace?

Existen personas que de forma innata cuentan con las cualidades y el encanto necesario para vender, hay otras que no cuentan con esas características pero tienen un buen negocio y todo el potencial para crecer, sólo necesitan aprender algunos trucos.

Aun cuando se tenga la ubicación ideal existen elementos que hacen la diferencia y atraen las ventas, Nacional Financiera explica que vender es usar la comunicación para llevar a cabo una negociación, con el objeto de llegar a un acuerdo, el cual debería ser benéfico para todas las partes que intervienen.  

Para convertirte en un buen vendedor estos son algunos puntos que debes reflexionar:

Piensa que a diario vendes algo, y no siempre a cambio de dinero, por ejemplo para abrir tu negocio tuviste que vender ideas, además usualmente vendes opiniones, puntos de vista, un servicio o producto.

– Las cualidades que más se valoran en un vendedor son seguridad, simpatía, capacidad de observación, facilidad de palabra, poder de persuasión, serenidad, sinceridad, responsabilidad y ambición, puede que no tengas todas pero aprende a cultivar y exaltar las que sean más afines a tu personalidad.

– Un buen vendedor no sólo atiende a sus clientes de la mejor forma y con el mayor respeto sino que los ayuda a resolver problemas.

Siempre muestra entusiasmo, nadie querrá escuchar lo que dices ni tener tu producto si denotas apatía al respecto, debes ser el primero en estar convencido, si alguien quisiera venderte lo mismo asegúrate de que serías su cliente.

Debes tener palabra y respetar lo que dices, desde ser honesto sobre las bondades de tu producto o servicio, hasta el precio y garantía que prometas.

– Deja atrás la mentalidad de que lo más importante son las ganancias, estas sólo llegarán si adoptas una actitud de servicio al cliente, no basta con satisfacer una necesidad en el momento, el arte está en hacerlo regresar.

Busca alternativas, si un cliente se acerca a tu negocio y no tienes exactamente lo que necesita, dale opciones, quizá no realice la compra pero te identificará como un buen proveedor. Por otro lado si te acercas a un cliente y te dice que no necesita de tus servicios pídele que considere, sin presionarlo, la posibilidad de referirte con alguien más.

Nunca olvides el lenguaje corporal, aunque tengas el mejor discurso para vender debes poner atención a tus movimientos.

No hagas promesas que no puedas cumplir, si vas a compararte con tu competencia o exaltar los beneficios de tu oferta, tienes que ser honesto, pues aun cuando lograras convencer a tu cliente ten por seguro que a la larga tendrá una mala imagen tuya y nunca te recomendará.

Ariadna Cruz

También podría interesarte

Tácticas de venta

Deja un comentario